El 26 de enero de 1955, los dioses de la música, los astros y el destino vieron nacer a una verdadera leyenda en Ámsterdam, que se llamó Edward Lodewijk Van Halen. Las reglas del juego nunca más serían las mismas.

Inicialmente Eddie Van Halen se interesó en la batería y su hermano Alex por la guitarra, sin embargo el tiempo se encargaría de colocar las piezas de este rompecabezas musical donde debían estar. Los hermanos formarían luego la banda Van Halen, mostrándole al mundo que todavía había mucho por ver. Nada con esta banda era convencional.

Eddie nunca aprendió a leer partituras y fue un gran autodidacta. ¿Habíamos mencionado que el cambió para siempre la forma de tocar la guitarra en base a sus incursiones y experimentos con su instrumento? Tampoco fue un melómano amante de miles de bandas sin embargo se cuenta como sus influencias más importantes a los grandes Jimmy Page, Jimmy Hendrix y el gran Eric Calpton con su banda Cream.

Eddie y su banda tenían una particularidad muy interesante: su sonido. Cuando Van Halen tocaba en cualquier lugar, era necesario cumplir unos requerimientos muy específicos, ya que sus shows demandaban juegos de luces impresionantes y una potencia de sonido de verdad nunca antes vistos para esa época. Van Halen era una banda para ver en vivo definitivamente.

Fueron descubiertos por los mismísimos Paul Stanley y Gene Simmons, después de que Van Halen abrieran los shows de una banda llamada The Boyzz del gran George Lynch, allá en 1978. Eddie varios años después manifestaría su deseo de unirse a Kiss, en la era ‘Creatures of the Night’, en 1982, arto de las peleas con David Lee Roth. A pesar del morbo que esta idea nos podría producir, todos sabemos que eso jamás hubiera funcionado. ‘No puedes dejar tu banda. Se llama Van Halen, es tu grupo’, le dijo sabiamente Gene en aquellos días.

Desde sus inicios Eddie buscaba su sonido constantemente, casi de forma obsesiva y en su camino de descubrimiento se volvió un lutier por accidente. Daba la idea de un científico loco musical mezclando reactivos en su matraz y de pronto ¡Pum! ‘¡Lo Tengo, lo tengo! ¡esta vivo, está vivo!’. La referencia al Dr. Frankenstein no es gratis: su primera guitarra, que fue hecha por él mismo, con partes de una Stratocaster, una Gibson defectuosa y partes de aquí y de allá se llamó ‘Frankestrat’, del año 1974. Esta lucía una decoración hecha por el mismo, en tonos blanco y negro, y no era la guitarra más estable o la guitarra que mejor tecnología en el mundo tenia, sin embargo en las manos de Van Halen simplemente ‘volaba’.

Luego perfeccionaría su técnica para construir guitarras, así como su presupuesto, por lo que su siguiente guitarra tenía lo que la primera no: calidad y mejor estética. La Frankenstrat II o también conocida como la ‘Bumblebee’ o ‘Abejorro’ del año 1979, era más estable y tenía tonos amarillo y negro, de ahí su nombre. Como dato curioso, esta guitarra, la Bumblebee original, fue enterrada con el gran Dimebag Darrell en el 2004 tras su muerte como homenaje póstumo.

Vinnie Paul, el hermano y compañero de banda de Dimebag en Pantera, dijo que si su hermano hubiese sabido que su ídolo Eddie van Halen le iba a regalar una de sus famosas y veneradas guitarras para su funeral, él se hubiese muerto en ese mismo instante. Dimebag, Vinnie Paul y Eddie, se habían conocido poco tiempo antes de la muerte de Dimebag, y se cayeron muy bien. Los hermanos Darrell usaban como palabra cábala o de la buena suerte ‘Van Halen’… así de importantes fueron para los hermanos y fundadores de Pantera.

Eddie fue y sigue siendo una fuerza motora de inspiración inmensa para miles de guitarristas.

No sería la única vez que Eddie regalaba una de sus guitarras: Mark Tremonti el guitarrista de Creed y Alter Bridge recibió de Eddie Van Halen algo con lo que muchos solo pueden soñar, una de sus guitarras. Años después, su hijo, Wolfgang Van Halen, acabaría tocando el bajo con su banda en solitario, en la que permanecería hasta 2016. Eddie, ‘La tocó un poco y dijo: ‘Sí, está va bien. ¡toma!’. Obviamente, se convirtió en una de mis más preciadas posesiones’, dijo Tremonti.

Para su tercer intento de ‘la guitarra perfecta’ en 1979, tras publicarse el disco Van Halen II, Eddie decide volver a cambiar el diseño y darle la estética definitiva que se convertiría en su firma, con los colores rojo, blanco y negro, decorada a base de tiras de cinta, con luces de camión por detrás, unas cuantas quemaduras de cigarrillo y una moneda de 25 centavos incrustada, que ha sido llamada ‘Frankestrat Schiwnn’. Se dice que el motivo que le llevó a este cambio fue por honrar a las bicicletas Schwinn, ya que esos eran los colores que predominaban en las mismas.

Después de este punto, todo el planeta guitarrístico tenía el ojo puesto en Van Halen y muchas marcas de guitarra se pelearon por fabricar las guitarras con su firma. Las que lo lograron e hicieron sus modelos fueron: Kramer, Ibanez, Ernie Ball y por ultimo su propia marca EVH, que además desarrolló sus propios amplificadores. Muchas de ellas son de verdad artículos de colección y después de que Eddie nos dejó, se cree que son invaluables.

Colaboró también en el famoso disco del gran Michael Jackson, Thriller, con el solo y los arreglos de la canción ‘Beat It’, que le dieron una figuración importante y le abrió otras puertas en un mundo fuera del Rock como es el Pop en 1982.

Si llegaste a hasta este punto y después de haber leído todas estas historias todavía sigues pensando que Van Halen era solamente super bueno en la guitarra, por haber reinventado la manera de tocar la guitarra eléctrica, especialmente por haber perfeccionando y desarrollando la técnica del Tapping, tenemos que añadir otra cualidad y aporte al mundo del Rock y su sonido, los famosos y legendarios amplificadores Peavey 5150.

Después de casi dos años de intentos y modificaciones, el ingeniero de la marca de amplificadores Peavey, James Brown junto a Eddie, crearon una verdadera bestia cargada de poder bruto a tubos, denominada Peavey 5150, mismo que marco un antes y un después del sonido del Rock y el Metal.

A partir de este punto los 5150 fueron los amplificadores preferidos por los metaleros y las nuevas tendencias del género como el Hardcore y el Nu Metal, tal es el caso del gran Max Cavalera y bandas de la talla de Arch Enemy, Killswitch Engage, Trivium, Testament, Bullet For My Valentine, Chimaira, Slipknot, As I Lay Dying, Machine Head entre otras muchas.

Eddie Van Halen tocó directa o indirectamente a la música Rock y Metal y su legado jamás morirá, a pesar de que el no está más con nosotros físicamente.

El sin embargo luchó hasta el final…

En 1999, después de pasar por una cirugía de reemplazo de cadera a raíz de un problema crónico, a Eddie le diagnosticaron cáncer en la boca, y parte de ella tuvo que ser extirpada quirúrgicamente.

En 2002, EVH fue declarado libre de cáncer, aunque, de cuando en cuando, tenía que pasar por revisiones periódicas para evitar que ‘las células cancerígenas de su boca que se habían pasado a su garganta se expandieran’.

Más tarde, tuvo que librar una batalla contra un cáncer de pulmón y, desde entonces, había estado recibiendo un tratamiento con radiación en Alemania. Luego, fue diagnosticado con un tumor cerebral, para lo que también se trató.

A principios de 2019, surgió el rumor de que Van Halen daría un tour de estadios. Esta hubiera sido la primera vez en la que los miembros originales del grupo, Michael Anthony, Alex Van Halen, Eddie Van Halen y David Lee Roth tocarían juntos desde 1984. La gira nunca tuvo lugar a raíz de los problemas de salud que Eddie presentaba.

Eddie Van Halen perdió la batalla contra el cáncer el 6 de octubre de 2020 en Santa Mónica, California a los 65 años de edad, después de haber hecho todo lo que se podría haber hecho con su instrumento y haberse convertido en uno de los músicos más grandes que el mundo haya visto.

Hoy honramos su legado y su música. Te dejamos varios videos para que lo recuerdes con toda la fuerza que le caracterizaba.

Rest in Power EVH!

Facebook / Instagram / Sitio Oficial