Therion arranca en Suecia en el año 1987, creación de Christofer Johnsson. Inicialmente eran una banda de Death Metal, con un nombre que era tributo al disco de Celtic Frost, ‘To Mega Therion’. Con el correr del tiempo y los discos, fueron incorporando elementos orquestales y sinfónicos, llegando, en el disco que nos ocupa, a los puntos más elevados del Metal Sinfónico.

Para ese punto de Therion, Jhonsson, además de líder y mente maestra, era el único miembro estable de la banda. Una banda signada por los cambios, no sólo de miembros, sino también musicales.

Vovin’ significa ‘dragón’ en enoquiano, lengua creada por John Dee, ocultista, matemático y astrónomo del siglo XIV, quien aseguraba que le había sido enseñada por los ángeles y que sería la que se hablaba en toda la tierra antes de aquel incidente ocurrido en la torre de Babel, según se relata en la Biblia, en el que Jehová habría confundido a los hombres, dándoles distintas lenguas y haciendo que se dispersaran por todo el mundo.

Recordar que el letrista de Therion es el ocultista sueco Thomas Karlsson, líder de la órden Dragon Rouge, de la cual Johnsson es miembro.

El disco ‘Vovin’, sétimo en la carrera de la banda, salió a la venta el 4 de mayo de 1998 y fue el primero de Therion en contar con una orquesta real además de las voces de Sarah Jezabel Deva (quien ya había cantado en Cradle Of Filth), la austríaca Martina Astner, un coro de sopranos y tenores y la participación, como invitado, de Ralf Scheepers, de Primal Fear, ex Gamma Ray.

El álbum ‘Vovin‘, cuya música fue compuesta en su totalidad por Johnsson,  es variado, con algunos temas en los que la instrumentación más metalera prevalece y otros en los que, por el contrario, prevalece la orquesta. Hay algunos cercanos al Power Metal, otros más clásicos y algunas impresionantes baladas oscuras. Un disco con mucha atmósfera, muchos climas y texturas, una gran producción que logra transmitir muchos sentimientos.

The Rise Of Sodom And Gomorrah’ no podría abrir el disco de una mejor manera. Partes orquestales con riffs de guitarras impecables y coros impresionantes, todo dando clima a la letra que habla sobre la destrucción de Sodoma y Gomorra por su pecado. También se menciona a la Iglesia de Set, establecida por un seguidor de Anton LaVey.

Birth Of Venus Illegitima’ con una trabajo vocal femenino increíble, sobre un gran riff de guitarra. Una de las mejores canciones de Therion. Trata sobre el nacimiento de Afrodita, luego de que le fueran cortados los genitales a Urano por Zeus, de los que surgió Afrodita, ya de edad adulta.

Wine Of Aluqah’ es uno de los más rápidos, con un gran solo de guitarra. ‘Aluqah’ es sanguijuela en hebreo, en la Biblia aparece su traducción ‘Horseleach’, que es una especie de vampiro, por lo que el título haría alusión a la sangre. El tema inicia con palabras en árabe que se refieren a Satán.

Clavicula Nox’, uno de los mejores momentos del álbum, con una gran dosis de ocultismo y oscuridad. Clavicula Nox es un símbolo mágico, la llave de la noche, formado por un tridente sobre una circunferencia. El tridente es símbolo de Neptuno, Shiva y el Diablo, representa la inconsciencia. El círculo representa la consciencia. Es uno de los símbolos de Dragon Rouge. La canción habla de una persona por realizar un viaje mágico por la oscuridad de la noche, llevando una llave que le abrirá una puerta.

The Wild Hunt’ es lo más cercano al Power Metal del disco, con la magnífica participación de Ralf Scheepers, quien nos habla de la ‘cacería salvaje’, un mito europeo sobre unos cazadores fantasmales que anuncian catástrofes cuando atraviesan el cielo.

Eye Of Shiva’ es la más calmada del disco, con solos de guitarra de un buen gusto sorprendente, dándole clima a un relato sobre Shiva, dios de la destrucción del hinduismo, integrante de la trinidad con Visnú, el preservador y Brahmá, el creador. Esta canción tiene fragmentos en Sánscrito. Una canción exquisita.

Thomas Karlsson la mente maestra detrás de Therion | •Metal• AminoBlack Sun’, otra canción lenta y de gran oscuridad, trata sobre la llegada de Sorath, el sol negro, Esta es la tercera bestia, el anticristo, quien trae destrucción a la tierra. Más poderoso que Lucifer o Ahriman, es el guardián de los secretos de la magia negra.

Draconian Trilogy’ es una obra maestra dividida en tres partes. ‘Opening’ es instrumental, ‘Morning Star’ con sublime trabajo vocal, con acompañamiento de guitarras y coros de hombres. El punto cúlmine llega con ‘Black Diamonds’, con coros alucinantes y un maravilloso trabajo de violín y piano sobre el final, de lo más emotivo del disco. Las tres canciones juntas hablan de la venida del gran dragón rojo, la primera de las tres bestias del Apocalipsis. Esta debe ser una de las mejores obras del Metal Sinfónico.

Raven Of Dispersion’, traducción de ‘A’arab Zaraq’, una representación de la qlifá de la sefirá Netsaj en el Arbol de la Vida de la Cábala judía. Algunos lo asocian al cuervo que Noé dejó volar al bajar las aguas y otros lo usan como oposición a la paloma de la paz. La canción, que tiene la difícil tarea de ubicarse después de ‘Draconian Trilogy’, cuenta con hermosos coros y violines y habla del vuelo del cuervo de dispersión mientras ve caer a los ángeles, mientras sigue su viaje hacia un lugar fuera del tiempo y el espacio.

Para muchos, ‘Vovin’ es lo mejor de la amplia producción de Therion o, lo que es casi lo mismo, lo mejor del Metal Sinfónico. Vendió más de 160 000 copias, algo sorprendente para este género. Tal vez no sea tan importante eso de ser el mejor, el segundo mejor o el tercero. Tal vez lo mejor sea dejarse llevar por una gran, una enorme obra musical que nos han dejado Christofer Johnsson y compañía.

Músicos:
Christofer Johnsson – Guitarra, Teclados
Tommy Eriksson – Guitarra
Jan Kazda – Bajo
Wolf Simons – Batería
Waldemar Sorychta – Guitarras adicionales
Siggi Bemm – Guitarras adicionales
Lorentz Aspen – Órgano Hammond
Ralf Scheepers – Voz líder en «The Wild Hunt»
Martina Astner – Voces Soprano y Alto (Solo, Dueto)
Sarah Jezebel Deva – Voces Soprano y Alto (Solo, Dueto)

Coro:
Eileen Kupper – soprano
Angelica Märtz – soprano
Dorothea Fischer – alto
Anne Tributh – alto
Gregor Dippel – tenor
Max Cilotek – tenor
Javier Zapater – bass
Jochen Bauer – bass

Orquesta Indigo:
Petra Stalz – violin
Heike Haushalter – violin
Monika Maltek – viola
Gesa Hangen – Chelo
Alois Kott – contrabajo

Facebook / Homepage / Instagram / Twitter