Pantera venía sacando discos más cercanos al Hair o Glam Metal en sus primeros años, desde 1981 hasta 1990, incluso haciendo covers de Van Halen y Quiet Riot, además de material propio. En 1988 lanzan ‘Power Metal’, con un nuevo cantante: Phillip Anselmo, quien había ingresado a la banda en 1986, arribando Pantera después de algunos cambios, a su formación clásica:  Philip Anselmo en voz, Dimebag Darrell en guitarra y coros, Rex Brown en bajo y coros y Vinnie Paul, hermano de Dimebag, en batería.

En este disco el sonido se endureció, tomando rumbos más cercanos al Hard Rock y al Thrash Metal, lo que les trajo mayor popularidad en el circuito de clubes de Texas en el que se movían. Pero no la suficiente como para sacarlos de allí. Sería el último disco editado por Metal Magic Records.

Después de la salida de ‘Power Metal’, Dimebag Darrell audicionó para Megadeth. Su ingreso a la banda de Mustaine no sucedió debido a que Dimebag puso como condición el ingreso simultáneo de su hermano, Vinnie como baterista. Megadeth ya tenía baterista, Nick Menza, por lo que Mustaine se decidió por otro guitarrista: Marty Friedman.

Mark Ross trabajaba por entonces en Atco Records y, después de asistir a un show de Pantera en Texas, hizo que la empresa fichara a la banda que entró a grabar a fines de 1989 para grabar lo que sería el gran punto de quiebre, después de ser rechazados ’28 veces por cualquier otro sello importante de la faz de la tierra.’

El gran punto de quiebre llega con el nombre de ‘Cowboys From Hell’ el 24 de julio de 1990. Un disco que, con 12 temas y poco menos de 58 minutos, no solamente cambió la carrera de Pantera, logrando un sonido que los identificó, un sonido único; sino que transformó el Metal a partir de su aparición. Muchas bandas posteriores no hubiesen sido lo mismo de no haber aparecido Pantera a partir de su ‘Cowboys From Hell’. Pocas veces un disco generó tal metamorfosis en el Metal.

La composición empezó en Pantego Studios. La actitud, el sonido, la imagen y el concepto de la banda había cambiado. Grabaron ‘Cowboys From Hell: The Demos’, con 11 canciones de las cuales 10 formaron parte del álbum final. La grabación del disco se hizo en Dallas Sound Lab, con la producción de Terry Date.

Poderoso es un calificativo apropiado para ‘Cowboys From Hell’, alejado definitivamente del Glam, dando gran protagonismo a la voz agresiva de Anselmo, sobre una base rítmica precisa y energética que daba apoyo también a los pesados y complejos riffs de Diembag. Gran parte de los fans, incluso la banda, relatan la historia de Pantera a partir de este disco.

El tracklist, visto a la distancia, se parece a un Grandes Éxitos. ‘Cowboys From Hell’, el track que da nombre al álbum es un golpe en la frente. Un riff monstruoso que mostraba la punta de lo que se venía. Riffs graves, pesados, precisos, sofisticados, con escalas endiabladas y, por sobre todo, irresistibles. El resto de la banda encaja perfectamente. Base metronómica y una voz aplastante, con el agregado de coros muy ajustados en el momento preciso. Todo eso, sumado a un solo mortal y un grito que sirve de regreso al riff principal, conforman una perfecta máquina asesina.

Primal Concrete Sledge’ tiene un clima opresivo, denso, repetitivo y casi hipnótico. Un Anselmo desesperado, un solo que parece cabalgar sobre la base de una batería con un doble bombo arrollador y un bajo omnipresente. Genial.

Psycho Holiday’, con un riff inicial que recuerda lejanamente a Eddie Van Halen y, si quieren, también con un agradable aroma a David Lee Roth, baja un poco las revoluciones, pero sin perder fuerza. El título lo dice todo: la historia va por el lado de un borracho de vacaciones plagada de excesos. Trataré de no hablar del solo de Dimebag para no caer en lo reiterativo. Pero el solo es grandioso, ja.

Phil Anselmo GIF by itman290 | GfycatHeresy’ arranca nuevamente con esas increíbles escalas de Dimebag que identifican a Pantera. La guitarra, la base rítmica y la voz configuran una picadora de carne despiadada. Anselmo debe ser uno de los cantantes más expresivos en el género, pudiendo transmitir furia y desesperación con aparente facilidad.

Cemetery Gates’, un clásico. Pantera no solo reformuló el concepto de lo ‘poderoso’ en el Metal. Además, estableció sus propios parámetros de lo que es una ‘Power Ballad’. Arpegios, riffs furiosos y bases tan precisas como en todo el disco, sirven de sostén a una voz de Anselmo que muestra otra faceta de expresividad, sonando más limpia, sentimental y, no sé si vale el calificativo, dulce. Los gritos de Anselmo y la respuesta de Dimebag llevan el final del tema a otro nivel. Una canción muy personal que también marcó un rumbo en el Metal.

Domination’ trae la furia nuevamente al centro de la escena. El trabajo de Vinnie Paul que lleva de dos maneras distintas el mismo riff le da a la canción una intensidad y un sentido de movimiento increíble. El efecto se remarca en el estribillo, con Anselmo gritando ‘It’s domination’. Soberbio el trabajo de Rex en el bajo. Punto aparte para el efecto del riff cuando cae el ritmo, hacia el final. Grandioso.

Shattered’ tiene un riff demoledor que muestra de lo que era capaz Dimebag. La canción tiene un aire Heavy Clásico y se puede rastrear algo de Judas Priest en ella. La base es arrolladora, una vez más. No estoy seguro de que Anselmo haya vuelto a dar esas notas de nuevo en otro disco.

최고 Cowboys From Hell GIF들 | GfycatClash With Reality’ es una joyita, marca registrada de Pantera. Dimebag da una clase de como se puede tocar el mismo riff de distintas maneras. Uno nunca se cansa de escuchar la dupla bajo/batería, un trabajo sorprendente siempre, sobre todo hacia el final.

Medicine Man’ tiene el sello del Groove Metal. Darrell se luce tanto en riffs como en solos, Anselmo vuelve a darle otra vuelta de tuerca a su voz, mucho más baja y oscura en algunos pasajes. El solo final recuerda a Hendrix.

Message In Blood’ es otra cabalgata de poder y precisión. Nuevamente pasajes oscuros, cuasi psicodélicos esta vez. Cambios rítmicos y de clima evitan que el tema caiga en lo previsible. Rex de nuevo se luce en el bajo. Muy buenos riffs para un muy buen tema.

Anyelo Montero — PanterA - Cowboys From HellThe Sleep’ arranca con arpegios, desembocando en otro riff muy efectivo. Anselmo, con una nueva forma de encarar la canción, le da un clima muy interesante. Los solos, en una vertiente neoclásica, muestran otro costado (otro más) de Dimebag, con un feeling increíble.

Bajo y batería abren el último track: ‘The Art Of Shredding’. Primero se suma un riff elegante y ganchero, para luego dar paso a otros más retorcidos que cambian totalmente el clima de la canción, llevándola a un nivel sonoro más emparentado con el resto del disco. Un cierre a la altura de un gran disco.

Este disco les valió salir del circuito de clubs, empezando a salir de gira con Exodus y Suicidal Tendencies, primero, para luego ser teloneros de bandas como Metallica, AC/DC y Judas Priest. En el mítico concierto del Monsters Of Rock en Moscú en 1991, uno de los primeros de música occidental Rusia, tocaron para unas 1.600.000 personas. El disco alcanzó el puesto número 27 de la revista Billboard, la RIAA les otorgó el disco de oro en 1993 y el de platino en 1997, por vender un millón de copias. En 1991 lanzaron ‘Cowboys From Hell: The Videos’, en formato VHS, que llegó a la certificación de oro en 1996.

Los chicos de Pantera se quedaron muy cortos con la frase del primer tema que dice ‘We`re takin’ over this town’. Con este disco tomaron el mundo entero y cambiaron la historia del Metal, sentando las bases, junto a algunas otras bandas, del Groove Metal.

Facebook / Homepage / Instagram / Twitter