28 de junio de 1993. Ni bien la banda subió al escenario, el cantante rompió el micrófono. Así que el sonidista, enojado, dijo: ‘El concierto ha terminado, yo paso de esto’.

El pequeño lugar estaba abarrotado y el cantante estaba furioso. Empezó a gritar y amenazar al sonidista, quien se atrincheró tras una puerta de acero mientras el cantante le lanzaba micrófonos y lo llamaba maricón, consiguió otro micrófono y el concierto continuó. Solo fueron tres canciones, pero GG, tal el nombre del cantante, estaba encendido: golpeó a algunas personas, se cagó encima y empezó a tirar sus heces por todas partes. Incluso a su público.

Había unas doscientas personas, pero casi todas salieron al patio. En un momento, se armó una pelea y GG volvió a quedarse sin micrófono. Salió al patio gritando ‘¡No me dejan terminar el concierto!’. GG quería golpear a quien estuviera cerca, lo que hizo enojar aún más al público que casi no pudo ver nada del show. Empezaron a tirarle botellas. GG persiguió a la gente desde el patio hasta la calle. Había gente enloquecida gritando por todas partes. GG se quedó quieto en la calle, mientras se escuchaban las sirenas de la policía.

GG no estaba muy ubicado, quería escapar, pero no encontraba el camino de vuelta a su hotel, con la gente y la policía que lo perseguían. Un detalle: iba vestido con una camiseta llena de materia fecal y sin ropa interior. Iba gritando ‘¡Dejen de seguirme, dejen de seguirme!’.

Paró un taxi y se subió, pero el taxista se asustó y tuvo que bajarse. Mientras tanto había gente en las cuatro esquinas de la manzana gritando mientras la policía buscaba al responsable del lío. Finalmente, GG encontró otro taxi y pudo regresar al hotel.

¿Pero de quién estamos hablando? ¿Quién es este controversial cantante llamado GG Allin? Nacido en 1956, era el segundo hijo de Arleta Gunther y Colby Allin, un fanático cristiano que aseguraba que Jesús le dijo que su hijo recién nacido sería un gran hombre, una especie de mesías. Por eso decidió llamarlo Jesus Christ. Merle, su hermano mayor, no podía pronunciar su nombre correctamente, llamándolo ‘Jeje’, lo que en inglés suena muy parecido a dos letras G. Por este motivo, su apodo familiar pasó a ser ‘GG’.

El padre manifestaba signos de inestabilidad mental: no permitía conversaciones después de anochecer, era antisocial y abusaba físicamente de su esposa e hijos. GG contrajo la enfermedad de Lyme a los 12 años. Ya en 1961, sus padres se divorciaron y, debido al estado mental de su padre, GG y Merle fueron criados por su madre y su nueva pareja. Al año siguiente, la madre cambió el nombre de GG a ‘Kevin Michael Allin’.

SCUMFUCK TILL DEATH: GG allin picturesGG era un malísimo estudiante. Según contó Merle, GG sufría el acoso de otros estudiantes y empezó a ir a clases vestido como travesti, inspirado por The New York Dolls. GG decía sobre su niñez: ‘Muy caótica. Llena de peligros y oportunidades. Vendíamos drogas, robábamos, allanábamos casas, coches, etcétera. Hacíamos lo que queríamos la mayor parte del tiempo, incluyendo las bandas en las que tocábamos. La gente nos odiaba ya entonces’.

Su gusto por el Rock lo llevó a armar bandas desde muy joven. En la escuela fue Little Sister`s Date, en la que tocaba la batería, igual que en Malpractice, al terminar el secundario, un cuarteto que incluía a su hermano Merle. En 1977 lanzaron un single con dos canciones, ‘Devil’s Triangle’ y ‘Love Tunnel’. Esta banda se separó ese mismo año los hermanos formaron The Jabbers, con el que lanzaron el álbum ‘Always Was, Is An Always Shall Be’ en 1980. Durante los 80’s también participó d otros proyectos como The Scumfucs o The Texas Nazis. Esta banda se separó cuando GG fue a la cárcel por violación en 1989 y por incumplir la libertad condicional para salir de gira.

El director de cine Todd Phillips documentó el tour en ‘Hated: GG Allin & the Murder Junkies’ (1993), filme en el cual se incluyen imágenes exclusivas de los conciertos de la banda de la que también formaba parte Merle, en donde el cantante hizo cosas como atacar al público, infringirse heridas y defecar en el escenario para después ingerir sus heces.

A fines de 1989, GG fue preso, acusado de violación y tortura de Ann Arbor, cargos que inicialmente negó, para luego cambiar su postura. Según la evaluación psicológica realizada en la causa, Allin tenía una inteligencia normal, era ‘cortés, cooperativo y cándido’. Concluyeron que no tenía rasgos psicóticos y que se sentía cómodo con su extraño modo de vida, era masoquista y narcisista y presentaba síntomas de trastorno límite de la personalidad y trastorno bipolar. Mientras estaba en prisión, recibía frecuentes visitas de Kurt Cobain de Nirvana. Fue en esta época que GG sintió renovadas energías para cumplir con su ‘misión’ y escribió ‘El Manifiesto de GG Allin’ en 1990.

Es muy recordado un escándalo que protagonizó en la sala de la New York University, ante la mirada de un grupo de estudiantes. Dijo: ‘Hoy tengo antojo de banana’. Para luego introducir la mencionada fruta por su ano, agregando: ‘¿Tienen hambre?’, mientras tiraba la banana al público. Por una llamada anónima, la policía llega a la universidad y lo obligan a firmar un documento que lo obliga a retirarse pacíficamente y a no volver nunca más. Sentado, miraba un punto fijo, mientras decía en voz alta: ‘GG es Dios’.

Puede usar un cantante 'autotune' en un concierto? - QuoraMusicalmente, su obra y sus shows en vivo se hicieron cada vez más salvajes y descontrolados. Fue pasando de un Punk que podríamos llamar ‘divertido’ a algo mucho más destructivo, proceso acentuado con su ingreso al mundo de la heroína, cocaína, entre muchas otras cosas. En su manifiesto, llamaba al caos global y atacaba a bandas que antes había amado: Sex Pistols, Iggy Pop y Ramones, a quienes acusaba de haberse vendido.

Sus shows tenían más o menos el mismo formato siempre: GG descontrolado, se corta con vidrios, se golpea con el micrófono, golpea y aporrea aleatoriamente al público, defeca en el escenario, arroja su materia fecal al público o se la come él mismo. En general, el show termina con la irrupción de la policía.

La misión final de GG era dar su último show en Halloween de 1991 y suicidarse en el escenario. La idea se esparció entre sus seguidores, todos querían ver morir a GG Allin, y pagaban 10 dólares de entrada para eso. No pudo cumplir ese deseo, por estar en la cárcel. Cuando recuperó la libertad, la versión se reavivó, por lo que mucha gente iba a verlo esperando su suicidio.

Después de salir escapando del show en The Gas Station, en el East Village, que sería el último, finalmente pudo ir a su hotel para después encontrarse con un amigo y su novia, quien los invitó a GG y su novia a ir a su departamento. Allí se drogaron, tomaron Jim Beam y cerveza. GG fue el primero en quedarse dormido en el suelo, a eso de la una de la mañana. La novia de GG durmió en un futón y el amigo con su pareja fueron a dormir a su cama. GG roncaba y parecía encontrarse en buena condición.

Al día siguiente, a eso de las 9, la novia del amigo le dice que algo sucedía con GG. El amigo cuenta: ‘Fui a donde estaba acostado, llevaba puesta una chaqueta tejana con agujeros, la falda de Liz, unas botas y un casco de metal Nazi. Era su posesión más preciada. Lo dejó en mi casa antes del concierto porque le gustaba demasiado y no quería perderlo. Lo toqué y estaba frío, tieso y muy muerto en mi suelo’.

Una vez que GG se había dormido, los otros tres se habían sacado fotos sonriendo al lado de él, en el suelo, con una Polaroid. Al día siguiente la policía pensó que se habían sacado fotos al lado del cadáver. Incluso una vez aclarada la cuestión, no pudieron recuperar la cámara ni las fotos.

GG tenía planeado su funeral y lo dejó explícito en la canción ‘When I die’. A petición de su hermano, el cadáver no fue maquillado ni lavado, por lo que desprendía un olor nauseabundo como resultado del concierto de la noche anterior. Fue vestido con su chupa de cuero negro, junto una botella de Jim Beam. Su disco ‘The Suicide Sessions’ sonó a todo volumen, y los asistentes posaron junto al cadáver, en cuya boca colocaban drogas y whiskey. Todo ello quedó grabado e incluido en el documental ‘Hated’.

A casi 30 años de su muerte, para algunos GG Allin fue poco más que un payaso, para otros, un enfermo y para un tercer grupo, un artista controversial, que eligió la transgresión como catarsis individual y colectiva.

Servando Rocha, escritor especializado en el underground, ex baterista de Punk, escribió: ‘Tendemos a considerar que se trataba de un cantante que había perdido toda brújula, pero en mi opinión era justamente lo contrario. GG Allin era inteligente, a pesar de su carrera hacia el abismo y la transgresión de todos los tabúes y barreras. En todo lo que hizo hubo una deliberada intención de arte, en el sentido de que usó su cuerpo igual que décadas antes lo hicieron los accionistas vieneses y algunos artistas sado. Lo que representó fue el lado maldito de la realidad y la civilización defendida por el rock and roll. Alguien dijo una vez que la negación de una negación es una afirmación, y esto puede servir para explicar su historia’.

Habría que diferenciar a GG Allin de sus fans’, aclara Rocha. ‘La mayoría de ellos se quedaron con todo lo que tenía de exaltación de la fealdad, la violencia y lo atávico, pero se olvidaron que él conocía qué tipo de arte era capaz de hacer y cuál era su objetivo: superar el cuerpo, destruir cualquier norma, la libertad entendida como el rechazo a la prohibición y la defensa del Mal. Fue uno de los grandes artistas del siglo XX y dejó, además, un puñado de canciones redondas’, concluye.

Lo cierto es que GG Allin fue único, no hubo nadie como él. Acusado de pedofilia, racismo, además de todos los otros hechos ya enumerados, fue alguien que llevó sus ideas hasta los extremos más controvertidos. Cerramos este especial con una fase suya: ‘La sociedad es una gran broma, y la única manera de enfrentarse a ella es siendo una broma más grande, nauseabunda, amoral y desagradable, pero sincera’.

Website / Facebook