Primero, nos gustaría decir que ninguna banda es perfecta. Incluso algunos de nuestros artistas favoritos de rock y metal han lanzado algunos álbumes a lo largo de los años que dejan mucho que decir, y todo está bien porque la grandeza supera con creces un par de pasos en falso o al precipicio por completo. La energía se puede agotar y la inspiración simplemente no está ahí o, a veces, existe un deseo inquebrantable de experimentar y llevar la música en una nueva dirección.

Para algunas bandas, la reinvención y la experimentación han ayudado a ampliar su atractivo y han intrigado a los fanáticos acérrimos. Para otros, les ha servido para enviar a los fanáticos corriendo en todas las demás direcciones, devolviendo álbumes a las tiendas de música, quemándolos y abandonando un acto por completo.

Algunas de estas medidas son un poco extremas, pero demuestran cuán apasionados son estos fanáticos y cómo los mejores álbumes de bandas como Iron MaidenMetallica, Guns N ‘Roses y más, tuvieron un impacto tan duradero. Solo lanzando constantemente grandes obras puedes tener una reacción tan dura ante un álbum que fracasa.

Es curioso ver a músicos tan impresionantes atrapados en un valle tan creativo, a menudo indicativo de paisajes musicales cambiantes mientras se aferran febrilmente a la tapa del ataúd de la relevancia. La llama puede haber ardido poco en estos discos, pero las bandas se negaron a apagarse por completo.

A continuación los 25 peores álbumes de bandas legendarias – Pt1.


Alice Cooper

‘Welcome 2 My Nightmare’ (2011)

Las secuelas de álbumes legendarios rara vez o nunca funcionan. ‘Welcome 2 My Nightmare’ de Alice Cooper lanzado 36 años después de ‘Welcome to My Nightmare’ no es la excepción. Alice Cooper produjo su peor disco, manchando la marca ‘Nightmare’. ‘Ghouls Gone Wild’ es una melodía con una inflexión pop que transmite lo contrario de su título y con Ke$ha en ‘What Baby Wants’, certificó el disco como una montaña rusa, más que una pieza musical. La deslumbrante producción solo empeoró las cosas, especialmente cuando se la compara con las escalofriantes cuatro pistas finales del pilar del rock ‘n’ roll de 1975.


Anthrax

‘Volume 8 The Threat Is Real’ (1998)

Cuando tenga la palabra ‘Volumen’ en el título de su álbum, inevitablemente se comparará con lo que Black Sabbath estableció con ‘Vol. 4’. ‘Volume 8 – The Threat Is Real’ de Anthrax es la antítesis del poderoso disco de Sabbath, que ofrece poco valor redentor para los fanáticos de Anthrax que eran leales al grupo en 1998. Si bien la música aquí se toca de manera competente, Los momentos ‘yeeha‘ encontrados en ‘Toast to the Extras’ con inflexión country fue probablemente la gota que derramó el vaso para cualquier thrashers restante cerca del cambio de milenio. Otras canciones eran de rock estándar, nada para dar a los fanáticos una razón para mantener sus discos clásicos de Anthrax junto a este.


Bad Religion

‘Into the Unknown’ (1983)

Las leyendas del punk Bad Religion tienen la suerte de haber superado su segundo disco, ‘Into the Unknown’. Después de un debut de punk crudo y hardcore, la banda cambió de marcha y empleó un uso intensivo de teclados cursis y ritmos de medio tempo. Irreconocible como la misma banda, es una maravilla que los fans le dieran una vez más una oportunidad a la banda, especialmente en la escena punk verdadera o muerta. Los punks y los progheads están tan separados como los fanáticos del rock y no hay duda de que ambos lados odiaban ‘Into the Unknown’. Este álbum hizo que el espacio fuera poco genial, por eso, es increíble que la NASA haya recibido financiación después de 1983.


Black Sabbath

‘Forbidden’ (1995)

‘Forbidden’ marcó el último álbum de Black Sabbath de la era de Tony Martin (criminalmente subestimada), y si había alguna forma de salvar el nombre de la banda después de ‘Forbidden’, era reclutar a Ozzy Osbourne como el líder que regresaba poco después. Producida por Ernie C. de Body Count, esta relación se convirtió en un feat con Ice-T en ‘Illusion of Power’, Martin habla la mitad de la canción y el resto canta, mientras Ice-T rapea ciertas partes, y cómo alguien pudo llegar a la siguiente canción es todo un misterio. Para aquellos que avanzaron a través del álbum, un riff en ‘Shaking Off the Chains’ fue la mayor recompensa y el resto está empantanado en una composición cansada y sería mejor si fuese olvidado, pero con tanto material, desafortunadamente fue memorable por todas las razones equivocas.


Celtic Frost

‘Cold Lake’ (1988)

El ‘Cold Lake’ de Celtic Frost es malo… ”’¿¡Qué tan malo es!?’ Primero un poco de historia. Después de ayudar a marcar el comienzo de la segunda ola de black metal con su estilo primitivo centrado en el riff, Tom G.Warrior empleó a un grupo completamente nuevo de músicos y cambió radicalmente la trayectoria de Celtic Frost. Mezclando glamour y un montón de adoración a la muerte cristiana, es un error con el que lamentablemente el líder tiene que vivir. Él aceptó públicamente la responsabilidad por la basura durante los casi 40 minutos de duración del álbum, denunciándolo como un pedazo de excremento.

Deep Purple

‘Bananas’ (2003)

Una mirada a la portada del álbum de Deep Purple de 2003 ‘Bananas’ debería haber sido una señal de advertencia suficiente para lo que contenía. El primer álbum sin el icónico Jon Lord detrás de los teclados y Don Airey en su lugar, no importaba quién tocara las teclas aquí o si alguien lo hizo, un álbum con canciones y coros predecibles, un álbum muy pop, y si hablamos de pop y bananas, nos quedamos con Gwen Stefani en lugar de este disco.

Def Leppard

‘Songs From the Sparkle Lounge’ (2008)

‘Songs From the Sparkle Lounge’ es uno de los peores títulos de álbumes en la historia del rock. La palabra ‘Sparkle’ debería omitirse por completo de cualquier uso en el vasto canon del género, pero para una banda como Def Leppard que ya había incursionado en el ámbito del pop-rock con una exitosa ‘Hysteria’, no fue una gran sorpresa. Def Leppard quiso hacer un disco de rock en ‘Songs From the Sparkle Lounge’, sin poder emocionar nada primitivo como lo hace el  verdadero rock ‘n’ roll. Algunos fanáticos pueden señalar la tendencia pop/pesada como lo peor de la banda, pero tomado por lo que era, un disco de pop puro, Def Leppard logró lo que se propuso.


Dio

‘Angry Machines’ (1996)

Seguir la brillante y fatal ‘Strange Highways’ fue, por supuesto, difícil. La mitad de los 90’s no fue uno de los períodos más fuertes del metal, pero el álbum trajo un peso aplastante y una emoción cruda de que parecía que la banda de Dio estaba lista para mantener la bandera ondeando en alto y orgullosa con ‘Angry Machines’. Pero no. Los chicos hicieron un 180, sacando el único álbum verdaderamente mediocre bajo el sobrenombre de Dio. Con una sensación de grunge superpuesta, ‘Angry Machines’ está completamente desprovista de la magia y el asombro que todos esperamos de Ronnie James Dio.

Guns N’ Roses

‘Chinese Democracy’ (2008)

Tomó 15 años hacerla y probablemente costó más que cualquier otro álbum existente, pero Axl Rose y su elenco de músicos finalmente entregaron ‘Chinese Democracy’, que prometida desde hace mucho tiempo. ¿Valió la pena esperar? ‘Shackler’s Revenge’ y la canción principal sonaban exactamente como lo que eran: fragmentos de canciones cosidos a lo largo de los años, unidos bajo una mezcla mediocre y tibia. Si no fuera por Axl Rose, nada de este disco sería identificable como sinónimo del nombre GN’R.


Iron Maiden

‘Virtual XI’ (1998)

‘Virtual XI’ es sin duda el punto más bajo de Iron Maiden. Aún tratando de dominar un sonido que encajara con la voz de barítono de Blaze Bayley después de escribir para el tenor operístico de Bruce Dickinson durante una década, fue difícil, lo intentaron y fallaron. Tristemente. ‘The Angel and the Gambler’, el sencillo principal, era una tímida estafa de The Who. Sin inspiración y tratando desesperadamente de encontrar algún tipo de ventaja, las partes redentoras que se encuentran en ‘Lightning Strikes Twice’, ‘When Two Worlds Collide’ y el puño en alto de The Clansman’ simplemente no son suficientes para mantener a flote el resto del álbum.


Fuente: Joe DiVita