Sigue las mejores noticias en HeadbangersLA

El mundo aún no lo sabía todavía pero se estaba incubando un verdadero monstruo musical como ya lo hemos podido notar.

Esta banda nativa de San Francisco habían establecido ya un plan. Ahora, todo lo que Metallica necesitaba hacer era crear las canciones del siguiente nivel para su tercer álbum épico, Master of Puppets, que comenzaron a escribir a mediados de 1985 y lanzaron el 3 de marzo de 1986.

Era más fácil decirlo que hacerlo, pero Metallica estuvo a la altura del desafío. Tenían el ímpetu de un álbum exitoso y una gira mundial detrás de ellos, y la confianza de un atleta de clase mundial una hora antes de un gran juego. Aún así, lo que Metallica logró en solo seis u ocho semanas de escritura fue notable, especialmente considerando la naturaleza multifacética de las canciones que compusieron.

Hoy, Master of Puppets es ampliamente reconocido como el álbum que impulsó el Thrash Metal a la corriente principal. Las canciones eran belicosas y explosivas, pero también estaban meticulosamente elaboradas y arregladas por expertos.

Combinando tempos de ametralladora y riffs afilados y entrecortados (‘Battery’, ‘Disposable Heroes’, ‘Damage, Inc.’), épicas rítmicamente variadas (‘Master of Puppets’, ‘Welcome Home (Sanitarium)’), bateadores poco convencionales de ritmo medio (‘The Thing That That Should Not Be’, ‘Leper Messiah’) y una cinemática instrumental (‘Orion’), la producción de Master of Puppets elevó increíblemente la vara tanto para el Thrash como para todo el género del Metal.

Pero comprender la composición sólida como el hormigón del álbum y las estructuras inmaculadas de las canciones requiere una mirada retrospectiva al innovador segundo álbum de Metallica, ‘Ride the Lightning’.

Más que un puente entre su debut Kill ‘Em All y Master of Puppets, Ride the Lightning le dio a Metallica la confianza para romper las reglas y estableció un plan de juego para el futuro.

Ambos Master of Puppets y Ride the Lightning son hitos del Metal, pero también son prácticamente discos hermanos. Comienzan con arpegios clásicos sin distorsiones que estallan en pasajes de Thrash de martillo neumático, continúan con una pista multifacética que presenta cambios abruptos de ritmo y tempo, luego avanzan a través de un festival de ‘chug n ‘crunch’ más lento y ominoso. A partir de ahí, ambos se adentran alternativamente en el Thrash rápido y partes basadas ​​en la melodía.

Ambos discos cuentan con ese instrumental estilo banda sonora que los separa instantáneamente de cualquier competencia. Ambos discos también dispararon las alertas de los ‘puristas’ del Trash Metal que los calificaron como incorrectos por no ceñirse a las reglas de lo establecido.

Sin quitarle nada a la brillantez de Master of Puppets, pero cuando Metallica comenzó a escribir el álbum, sabían que querían aprovechar las innovaciones de Ride the Lightning, solo que con canciones más largas, mejores riffs y más furia implacable a lo ‘metal-up-your-ass’ (Metal up your ass es un canción que Metallica solía tocar en vivo para interactuar con el público).

‘Más o menos queríamos rehacer Ride the Lightning, solo que mucho mejor’, coincidió el legendario productor Flemming Rasmussen en un artículo reciente con la Rolling Stone. ‘Siempre pensé que Metallica subía el listón cada vez que entraban al estudio. Ellos supieron retar su propia habilidad técnica todo el tiempo, que es la única forma en que puedes mejorar’.

De hecho, antes de entrar al estudio, Lars Ulrich tomó lecciones de batería para mejorar su sincronización y agilidad, y el guitarrista principal Kirk Hammett volvió a conectarse con su antiguo profesor de guitarra, Joe Satriani, para recibir algunos consejos. La primera canción que James Hetfield y Ulrich escribieron en su casa en ruinas en El Cerrito, California, fue la brutal ‘Battery’, seguida poco después por ‘Disposable Heroes’.

‘Esa canción tiene algunas de mis letras favoritas que James ha escrito’, dijo Ulrich. ‘Él expuso toda la irrelevancia desperdiciada de un soldado que se va a la guerra y la vida se desarrolla antes de su nacimiento. Musicalmente, tiene muchos elementos clásicos de Metallica: partes rápidas, versos de medio tiempo y muchas cosas progresivas interesantes que se entretejen dentro y fuera de toda la sección central’.

Líricamente, Master of Puppets giraba en torno a temas de control y manipulación, lo que en realidad es un avance cerebral sobre la caligrafía menos sofisticada de canciones como ‘Metal Militia’ y ‘Hit The Lights’.

‘Welcome Home (Sanitarium)’, una canción sobre un recluso atrapado en un manicomio, se inspiró en la novela de Ken Kesey, ‘One Flew Over the Cuckoo’s Nest’.

‘The Thing That Should Not Be’ vio a Metallica revivir su fascinación por HP Lovecraft y ‘Leper Messiah’ apuntó a los evangelistas de la televisión, ambas cosas buenas y aprobadas por todo metalero que se respete de la época. Pero fue ‘Master of Puppets’, que aborda los horrores de la adicción a las drogas (‘Pain, monopoly / Ritual misery / Chop your breakfast on a mirror’), la que presentó las letras más mordaces de Hetfield hasta la fecha.

‘Acabo de ir a una fiesta en San Francisco y había un montón de monstruos enfermos inyectándose, y me enfermó’, dijo. ‘No se trata de cualquier droga en general, sino de personas controladas por las drogas y no al revés’, dijo James.

Además de ser el punto culminante lírico de Master of Puppets, la canción principal es la canción musicalmente más aventurera. Pero no está muy por delante de muchas de las otras pistas. A lo largo del disco, Metallica lanza tempos tradicionales en una licuadora y juega con dinámicas extremas que oscilan entre una velocidad deslumbrante y una articulación suave y delicada.

‘Nos esforzamos por mantenernos lo más impredecibles posible’, dijo Ulrich en Enter Night: A Biography of Metallica de Mick Wall. ‘No nos gusta la idea de ir a lo seguro en absoluto. Siempre nos gusta tratar de hacer cosas que resultan un poco diferentes de lo que imaginamos’. Ésta a lo mejor podría ser la herida mortal que muchos amantes del metal aún no le pueden perdonar a Metallica: el no darle nada a nadie gratis ni dar nada por sentado en cuanto a sus producciones.

Escuchar a Metallica siempre será una aventura y esa es una realidad que hay que aceptar aún en la actualidad.

Mientras Hetfield y Ulrich escribieron la mayor parte de Master of Puppets juntos en su casa, como ha sido costumbre con ellos, al guitarrista Kirk Hammett se le ocurrieron ideas para cinco pistas. El bajista Cliff Burton coescribió tres y es ampliamente reconocido por inspirar a Metallica a incorporar más elementos de la música clásica en sus canciones, como es evidente en ‘Battery’ y ‘Orion’.

‘Me consumía la música clásica’, dijo Burton en una entrevista de 1986 con Wall.Tomar lecciones, entrar en teoría, deja una gran influencia. Mucha música te entra por un oído y te sale por el otro, pero escuchas esa mierda durante un mes y te marca; deja su huella’.

Metallica originalmente quería que el bajista y vocalista de Rush, Geddy Lee, produjera el álbum, pero como no podían coordinar los horarios, llamaron a Rasmussen, quien produjo Ride the Lightning. En lugar de usar el estudio Sweet Silence de Rasmussen en Copenhague, Dinamarca, Metallica quería grabar en un estudio en Los Ángeles.

El productor estuvo de acuerdo y voló a Los Ángeles para buscar estudios con Ulrich. Después de probar numerosas instalaciones y no poder replicar los sonidos de batería alcanzados en Ride the Lightning, Ulrich decidió que la banda debería regresar a Copenhague y grabar en casa de Rasmussen.

Sus compañeros de banda accedieron a regañadientes. Al menos esta vez no tuvieron que pasar las noches en sacos de dormir en el piso del apartamento de su productor, como lo habían hecho en el pasado, ya que habían reservado habitaciones en el Scandinavia Hotel en el centro de la ciudad.

Antes de ingresar a Sweet Silence el 1 de septiembre de 1985, Metallica hizo un demo de todas las canciones del álbum, excepto ‘The Thing That Should Not Be’ y ‘Orion’, que no estaban terminadas. La banda trabajó en Silence desde las 7 de la tarde hasta las 5 de la mañana. antes de regresar a su hotel para desayunar y dormir gratis.

Para calentar la sesión que viene y probar el sonido del estudio, Metallica grabó versiones de ‘The Prince’ de Diamond Head, ‘Green Hell’ de The Misfits y ‘The Money Will Roll Right In’ de Fang antes de comenzar a grabar su propio material. Más tarde se grabaron versiones de las dos primeras canciones y aparecieron en otros lanzamientos.

Casi desde el comienzo de la sesión, los miembros de la banda se dieron cuenta de que la caja de Ulrich sonaba como la tapa de un bote de basura. Así que llamaron a su compañía de gestión QPrime y les preguntaron si podían enviar la caja Tama ‘Black Beauty’ de alta calidad del baterista de Def Leppard Rick Allen.

La compañía también representó a Def Leppard, y dado que su baterista Rick Allen se estaba recuperando de un horrible accidente automovilístico que le amputó el brazo izquierdo, QPrime pudo enviárselo a Ulrich. Por suerte, mientras Ulrich esperaba que llegara el tambor, encontró el mismo modelo en una tienda de música de Copenhague y, mejor aún, el precio no había cambiado desde 1979.

Con un sonido de batería con el que todos estaban contentos, Metallica comenzó a grabar. El proceso fue productivo, pero llevó mucho tiempo, ya que Hetfield grabó al menos seis pistas de guitarra para cada canción con el fin de obtener el tono denso que buscaba. Y en lugar de superponer una sola versión de una toma, Hetfield insistió en tocar cada riff de guitarra una y otra vez. Muchos de los ritmos eran difíciles de tocar y la más mínima desviación significaba rehacer la toma.

‘Siempre digo, ‘No es lo suficientemente ajustado”, dijo Hetfield en Birth School Metallica Death: Vol 1 de Paul Brannigan e Ian Winwood. ‘La gente piensa que estoy loco. Es algo que absolutamente me persigue. Después de que grabamos ‘Hit the Lights’, que apareció en la compilación de Metal Massacre en 1982, este tipo escuchó la canción y me dijo: ‘Oh, los ritmos no son muy ajustados, ¿verdad?’ Hombre. ¡Eso fue todo! Eso comenzó mi búsqueda de toda la vida. Ese fue el Santo Grial para mí: estar ajustado’.

En los días en que Hetfield perfeccionaba sus ritmos, Burton y Hammett no tenían mucho que hacer. Así que se ocuparon de otras actividades. ‘Nos quedábamos despiertos las 24 horas y salíamos a caminar por Copenhague un poco borrachos, haciendo todo lo posible para esperar el momento’, dijo Hammett a Rolling Stone. ‘Recuerdo que en un momento encontramos una playa en un mapa. Así que fuimos allí, pero hacía mucho frío y no había absolutamente ninguna acción de las olas ni nada. Cliff y yo estábamos abrigados en esta extraña playa de Copenhague diciendo: ‘¡Dios, este lugar nos está volviendo locos!”.

El 14 de septiembre, Metallica se tomó un descanso para tocar en el Metal Hammer Festival en Alemania, donde debutaron ‘Disposable Heroes’. Durante los tres meses y medio restantes que estuvieron en Copenhague, Metallica terminó de escribir ‘The Thing That Should Not Be’ y ‘Orion’ y grabó ambas. Este último, en particular, demostró la profundidad y diversidad musical de la banda.

‘Para mí, ‘Orion’ fue el canto del cisne de Cliff Burton’, dijo Hammett a Rolling Stone. ‘Era una gran pieza musical, y él había escrito toda la sección central. Nos dio una idea de en qué dirección se dirigía. Si se hubiera quedado con nosotros, creo que habría ido más lejos en esa dirección. Nuestro sonido sería diferente si él todavía estuviera aquí’.

Con Master of Puppets grabado, Metallica dejó Sweet Silence el 27 de diciembre. Luego entregaron las cintas maestras al ingeniero Michael Wagener, quien mezcló el álbum en sus Amigo Studios en Los Ángeles. Hasta la fecha, la mayoría de los fanáticos y críticos consideran que el disco es la cúspide del Thrash, el momento en que el género trascendió las limitaciones anteriores y rompió las puertas creativas, dando a Metallica y a otros artistas más espacio para la expresión creativa. Sin embargo, para Ulrich, el disco fue un esfuerzo por escapar de ser etiquetado como algo más que una banda de metal.

Metallica nunca le ha dado a la gente lo que quieren. Ellos siempre han escrito las reglas y la gente simplemente las sigue.

‘Si tomas los extremos de el álbum, que en mi opinión sería ‘Damage, Inc.’ y ‘Orion’, la cantidad de terreno que cubrimos es tan grande y tan vasta, que realmente me molesta que alguien quiera pegarnos con una etiqueta’, dijo Lars en Enter Night . ‘Sí, hacemos algunas canciones de Thrash, pero eso no es todo lo que nos gusta hacer’.

Parece una locura en retrospectiva, pero cuando se lanzó Master of Puppets, solo debutó en el puesto 128 en la lista de álbumes de la Billboard. Aun así, vendió 300,000 copias en sus primeras tres semanas, según Billboard, y alcanzó el puesto 29 gracias en parte a la tremenda exposición que obtuvieron de una gira de apertura para Ozzy Osbourne.

‘Esa gira con Ozzy fue un gran punto de quiebre para nosotros’, dijo Ulrich a Wall.En ese momento, Ozzy era percibido como una de las estrellas de metal más controvertidas en los EEUU. Atraía a un tipo de público realmente extremo… Y aquí estábamos nosotros, como esta banda de metal prometedora aún más extrema, a la que Ozzy estaba dando su sello de aprobación al llevarnos de gira con él’.

El único inconveniente durante la gira por América del Norte ocurrió el 26 de junio cuando Hetfield se rompió la muñeca en un accidente de patineta. Hammett llamó al guitarrista de Anthrax, Scott Ian, para ver si podía volar para reemplazar a Hetfield, pero su banda estaba a punto de entrar al estudio y no pudo hacerlo realidad. Que épico hubiese sido tener a este monstruo junto a Metallica en verdad.

En cambio, el técnico de guitarra de Hammett, John Marshall, que tocaba en Metal Church, pudo tocar en la gira hasta que la muñeca de Hetfield sanó. Años después sería el mismo Marshall quien volvería a reemplazar a Hetfield cuando éste se quemó sus brazos debido a un accidente de pirotecnia en los noventas en la gira con Guns ‘n Roses.

Master of Puppets permaneció en la lista de álbumes de Billboard durante 72 semanas y el 4 de noviembre de 1986, Metallica obtuvo su primer disco de oro. Trágicamente, Burton no vivió lo suficiente para recibir el premio. El 27 de septiembre de 1986, Burton murió cuando el autobús de gira de la banda se estrelló y volcó en el condado de Kronoberg, Suecia. Burton, que estaba dormido en su litera en ese momento, se cayó por la ventana y fue aplastado debajo del vehículo. La banda estaba en camino de un show en Solna, Suecia, a su próximo concierto en Copenhague.

Este acontecimiento fue una verdadera desgracia para la banda y el mundo del Metal, que los marcó y definió de maneras inimaginables.

Después del funeral de Burton, el 7 de octubre de 1986, Metallica decidió continuar con un nuevo bajista. Hicieron audiciones y en la última semana de octubre, Jason Newsted , fanático de Metallica y miembro de la banda Flotsam and Jetsam, audicionó para ellos y fue contratado poco después. Jason tocó su primer show con la banda el 8 de noviembre de 1986 en Reseda, California.

El 27 de julio de 1988, Master of Puppets fue certificado platino por la RIAA. Y a pesar de los dramáticos cambios musicales de Metallica a lo largo de los años 90, Master of Puppets siguió vendiendo: el 1 de marzo de 1991, obtuvo doble platino; 28 de junio de 1994, triple platino; 3 de noviembre de 1997, cuádruple platino; 18 de noviembre de 1998, quíntuple platino; y 9 de junio de 2003, séxtuple platino.

‘Recuerdo tener el álbum en mis manos y pensar, ‘Wow, este es un gran álbum, incluso si no vende nada”, le dijo Hammett a Wall. ‘No importa porque es una gran declaración musical que acabamos de crear. Realmente sentí que pasaría la prueba del tiempo. que tiene’.

Master of Puppets es sin duda alguna un disco que debería ser escuchado al menos una vez en la vida para poder entender de donde es que la música dura ha venido. ¡Feliz 36 Master!

Facebook / Instagram / Twitter / Sitio Oficial