¡Sigue las mejores noticias en HeadbangersLA!

Estamos de acuerdo que cuando se trata de venta de boletos, la demanda de un evento puede tener grandes conflictos para conseguir entradas confiables cuando estas se “agotan”,  siendo una real pesadilla para los consumidores y un paraíso para los revendedores.

Pero esta situación se ha visto cada vez más saliendo se de control, y es por eso que Ticketmaster ahora está siendo investigado por el Departamento de Justicia de EE. UU. por su presunto abuso de poder dentro de la industria del entretenimiento. Según una historia de The New York Times, la investigación comenzó antes de la debacle de Taylor Swift a principios de esta semana, donde los fanáticos no pudieron obtener boletos o se les pidió $ 20,000 dólares por un boleto.

“Los miembros del personal de la división anti monopolio del Departamento de Justicia se han puesto en contacto en los últimos meses con locales de música y jugadores en el mercado de boletos, preguntando sobre las prácticas de Live Nation y la dinámica más amplia de la industria, dijeron las personas, que hablaron bajo condición de anonimato porque la investigación es delicada”, escribieron David McCabe y Ben Sisario en su artículo del New York Times.

“La investigación parece ser amplia y analiza si la compañía mantiene un monopolio sobre la industria, dijo una de las personas”.

Fuera de la investigación anterior, el fiscal general de Tennessee, Jonathan Skrmetti, también abrió una investigación de protección al consumidor sobre Ticketmaster con respecto a los problemas recientes de Swift, mientras que el fiscal general de Carolina del Norte, Josh Stein, inició una investigación sobre la supuesta violación de Ticketmaster de violar los derechos de los consumidores y las leyes anti monopolio.

Además de todo eso, también está la reciente formación de la coalición Break Up Ticketmaster. La coalición está compuesta por American Economic Liberties Project, Sports Fans Coalition, Fight Corporate Monopolies, More Perfect Union, Fan Freedom, Consumer Federation of America, National Consumers League y Artist Rights Alliance busca poner fin a la masiva espera en la industria de venta de entradas.

Concierto

Live Nation y Ticketmaster se fusionaron en 2010″, se lee en su sitio web. “A pesar de las promesas de una mayor competencia y beneficios para el consumidor, ahora controlan el 70 % del mercado principal de venta de entradas y eventos en vivo. Están subiendo los precios de las entradas, cobrando tarifas basura y explotando a artistas, lugares independientes y fanáticos.”

“El Departamento de Justicia puede revertir esta fusión y devolver la competencia a la industria. Ayúdenos a exigir que lo hagan”. Te dejamos la página donde puedes encontrar más información al respecto, Ticketmaster de Break Up.

Sería interesante ver esta acción en otros países donde opera dicha empresa, donde hasta los artistas como Rammstein o hasta de otros géneros se han enfrentado a los revendedores en los venues donde van a presentarse para conocer la situación y poder hacer nota el abuso de muchos de ellos.