¡Sigue las mejores noticias en HeadbangersLA!

Una tremenda velada al más puro estilo del metal core se vivió este recién pasado lunes 12 de diciembre junto a los chicos de Trivium y Bring Me The Horizon en el Teatro Caupolicán y es que a recinto lleno se llevó a cabo este magnífico show.

Trivium

Puntual comienzan los invitados de Trivium quienes con una enérgica aparición nos deleitaron con ‘In The Court Of The Dragon’ y ‘Down From The Sky’, siendo ambas tremendas melodías que hacía que el público saltara, gritara y alzara sus manos al son.

Lo que siempre se agradece es la gran comunicación entre el artista y los fanáticos, donde también es el caso de Matt Heafy, quien con un perfecto español animaba el espectáculo que enardecía el recinto de calle San Diego con ‘The Sin And The Sentence’, ‘Until The World Goes Cold’ y la gran ‘Feast Of Fire’ que no tocaban hace 10 años en nuestro país, bajo las propias palabras de Heafy.

‘Like Light To The Flies’, el single del álbum Ascendancy (2005), fue otra de las más disfrutadas y así mismo lo hacía notar ese mosh que de a poco se formaba entre la masa. Hecho que se unificaba con los típicos ‘olé, olé, olé’, aunque aquí es donde hacemos una pausa ya que justo al comienzo de ‘The Heart From Your Heart’, Matt visualiza a gente en el público que no se encontraba bien y decide detener el show por unos minutos para que la pelea que se estaba presenciando finalizara, los guardias dieran agua a los involucrados y los lograran separar, siendo el mismo Matt que comenta que ‘nada de peleas esta noche, solo hay que disfrutar’ y da inicio nuevamente a la canción.

Con cánticos prosiguen ‘Strife’, ‘Pull Harder On The Strings Of Your Martyr’ y así culminar con un gran Moshpit junto a ‘In Waves’ que fue cantada a todo pulmón en su totalidad, dejando a los asistentes listos y dispuestos para el plato fuerte, Bring Me The Horizon.

Bring Me The Horizon

Pasada las 22:00 horas y con un público entusiasta es que parte la intro con un clip en pantalla que nos daba ciertas indicaciones para el show, así es como todos grababan con sus celulares para ver el ingreso de Jordan Fish, Matt Nicholls, Lee Malia, Matt Kean y finalmente el esperado Oliver Sykes, quien se dejó llevar por los fuertes gritos de sus fieles para así interpretar la aclamada ‘Can You Feel My Heart’ en donde se lanzan confetis para dar el gran puntapié que nos dirigió a ‘Happy Song’, ‘Teardrops’ y ‘Mantra’ en donde en esta última se aprecia un corte de luces de la cual varios dudaron de la veracidad de este error, para que luego los chicos nos demostraran que era parte del concierto y así pasar a ‘Dear Diary’.

Con un mosh brutal se desencadenaría en ‘Parasite Eve’, la cual también se vio afectada con una persona descompensada en primera fila, donde Oliver detiene la presentación preguntando si la persona estaba bien, que estuviéramos pendientes de nuestro al rededor y cuidarnos entre todos. Comienza de nuevo dicha melodía y sin respiros se suma ‘Strangers’ a la lista, donde Sykes baja del escenario para interactuar más con el público y llenarse de la gran emoción que se estaba viviendo.

Para ‘Shadow Moses’ se visualizan linternas de colores blancas y rojas entre la gente que además fue coreando el tema de principio a fin. ‘Kingslayer’ fue otra de las enérgicas que se llenaba de saltos, gritos de euforia y ovación, para así llegar a la tan solicitada por los fans, ‘Sleepwalking’, donde Oliver dijo que la cantaría con la condición de que todos dieran lo mejor de sí al oírla.

En ‘Die4U’, Oli le dice a algún asistente que disfrute su cumpleaños tras leer un letrero alusivo a esto, para así descansar unos minutos con la acústica ‘Follow You’, donde vimos gente arriba de los hombros de sus acompañantes, celulares en alto tanto para grabar como para alumbrar con sus linternas. Además, el cantante baja un momento de la tarima para acercarse a la gente y es aquí donde abraza a una seguidora la cual rompió en llantos de felicidad, mientras Sykes cantaba a su lado. Tras volver a subir junto a sus músicos se escucha ‘Drown’ en donde la interacción de ésta contaba con hacer al público agacharse para luego brincar lo más alto posible al ritmo de la misma.

Luego, Olí y compañía se retiran del escenario unos instantes, para así dar comienzo al encore junto con ‘Obey’ y ‘Throne’ siendo más que vaciladas en su totalidad, vimos más confetis y entusiasmo que asombraba ver en tal cantidad de gente donde el sofocante calor se hacía notar.

Una jornada increíble y un gran desempeño por parte de Trivium y Bring Me The Horizon quienes tiraron la casa por la ventana en el Caupolicán y así también el público, donde muchos se repetían el plato tras el pasado Knotfest, dejando en claro que ni el más agotador día ni calor harían bajar la guardia para ver a sus banda favorita.

Texto: Andree Sepulveda
Fotografías: CQPhotographer

Produce: Transistor