Con mayor brutalidad nos deleita la banda noruega.

Laat maar, deel twee: ik verhuis naar Østmarka es una tercera parte de cuatro series de EP editados por la banda noruega Beaten to Death. Cada registro alude a un bosque existente en el planeta, y esta vez, el sexteto se adentra en la vegetación de su propia tierra natal.

El fiordo de Oslo es una bahía de 150 km2 de profundidad, ubicada en el sureste de Noruega, en las aguas del Scagerraque. La capital noruega está rodeada de frondosos bosques por todos lados, siendo los más famosos Vestmarka, Nordmarka y Østmarka, este último el que motiva las cuatro canciones de este EP.

Escuche Laat maar, deel twee: ik verhuis naar Østmarka aquí: https://open.spotify.com/album/2u6s2ClseX6Kr9Av6Y0IUE?si=A1IxZVU3TdiYRrtPxP1pjQ

Lo que diferencia a Østmarka de las demás, según Beaten to Death, es sobre su origen, con una base rocosa de miles de millones de años. Por eso el bosque es tan visible, de norte a sur de Oslo. Es una vegetación abierta y básicamente formada por pinos.

Østmarka, el EP, trae un grindcore áspero, lleno de riffs gélidos y agudos que incluso complementan el típico black metal noruego, pero también tiene partes rítmicas, melódicas y tiempos rotos. Es más agresivo en comparación con Eps anteriores.

Beaten to Death ha estado activo desde 2010 y ha lanzado cinco álbumes. El lanzamiento más exitoso es Agronomicon, de 2018 (el penúltimo de la discografía), que recibió elogios en sitios como Metal Injection, Angry Metal Guy, Metal Temple y Distorted Sound.

Visita Beaten To Death:

Facebook        Web       Instagram      Spotify    Youtube