Scorpions

‘Eye II Eye’ (1999)

Pocas bandas exudan puro rock ‘n’ roll como los Scorpions. Responsables de algunos de los mejores himnos, por alguna razón, decidieron lanzar un disco desprovisto de todas sus señas de identidad. Combinando ritmos de batería aburridos con estructuras pop caprichosas, ‘Eye II Eye’ es sin duda el peor esfuerzo de la banda. Aparte de la inconfundible voz de Klaus Meine, este álbum es completamente inidentificable como nuestros amados Scorpions.


Skid Row

‘Revolutions Per Minute’ (2006)

 

El segundo álbum de Skid Row contó con el sucesor de Sebastian Bach, Johnny Solinger, el cual fue un fracaso abyecto. ‘Revolutions Per Minute’ son 40 minutos de rock ‘n’ roll trivial, interpretado por tipos que buscan una excusa para beber cerveza con sus amigos y tal vez escribir y tocar algo de música. Atrás quedaron los riffs nacidos en la calle y los dolores de la juventud y solo estuvieron presentes algunas manchas del legado de la banda en canciones como ‘Another D – k in the System’ y ‘White Trash’. La calcomanía de hokey flame que lleva el título del álbum y el rin de cromo hicieron poco para despertar el interés y probablemente vieron a muchos fanáticos devolverlo al estante en lugar de llevarlo a la caja registradora. Cero revoluciones por minuto.


Slayer

‘Diabolus in Musica’ (1998)

Es seguro decir que a casi todas las bandas de thrash de la década de los 80’s les gustaría olvidar el final de los 90´s . ¿Pero Porque? ¿Alguna vez has escuchado ‘Diabolus in Musica’ de Slayer? Es un intento descarado de nu-metal para mantenerse al día con los artistas nuevos y más jóvenes que comenzaron a dominar la música pesada, las leyendas del thrash bajaron la afinación a C# y se abrieron camino a través de un desafío de 40 minutos, incluso para los fanáticos más acérrimos. La agresividad todavía se encontraba en canciones como ‘Stain of Mind’, pero para aquellos que querían este estilo, había muchas otras bandas que buscar.


The Stooges

‘The Weirdness’ (2007)

¿Cómo manchas tu legado en 40 minutos? Formas una banda llamada The Stooges a finales de los 60´s, cambias la cara del rock para siempre, se disuelven en 1975 y lanzas como álbum de regreso ‘The Weirdness’  en 2007. Sí, se siente bien tocar con tus viejos compañeros de banda nuevamente y ser íconos del punk rock te da un poco de libertad para sentir que todavía hay algunos jugos creativos dando vueltas. Sin embargo, los jugos estaban fermentados y no se podía beber, sin embargo parecía que Iggy Pop y el equipo sabían lo que estaban haciendo, rematando el álbum con canciones tituladas ‘Trollin’ y ‘I’m Fried’.


Van Halen

‘Van Halen III’ (1998)

Cuando los fanáticos de Van Halen acudieron en masa para recoger ‘Van Halen III’ probablemente sintieron el mismo disparo de conmoción en el estómago como el pobre hombre en la portada del álbum, cuando presionaron play. El cantante de Extreme Gary Cherone fue elegido como el nuevo líder de la banda y no es ningún misterio por qué esta formación duró poco. Atrapado entre los dos mundos de Diamond Dave y Van Hagar. El llamativo trabajo de guitarra en 1998 fue casi tan genial como meterse la camisa en la ropa interior y estaba claro que Van Halen carecía de dirección, especialmente en cortes como ‘Without You’ y la torpe sensación grunge en ‘Fire in the Hole’.


Fuente: Joe DiVita