¡Sigue las mejores noticias en HeadbangersLA!

Durante la jornada del pasado jueves se pudo disfrutar de variados estilos musicales en el Estadio Santa Laura.

Hasta que llegó el día. Rockout Fest volvía con una nueva versión tras seis años de silencio (recordemos que la del 2017 fue cancelada) y, lo que llamó de sobremanera la atención desde el día uno, fue la diversidad de estilos musicales de este último cartel, ya que no solo encontrábamos rock, sino que también pop.

Antes de comenzar a relatar cómo estuvo la jornada, no podemos dejar pasar la baja a último momento de los bielorrusos de Molchat Doma, banda de post punk que atrajo a una gran cantidad de público tras su show anterior en nuestro país ante un Caupolicán repleto. Todo apuntó a que hubo problemas con la visa de uno de los integrantes, por lo que, al escapar de las manos de la productora, no fue posible la realización de este show. En fin, vamos a las bandas que sí pudieron presentarse:

Los nacionales de We are the Grand fueron los encargados de abrir los fuegos en Rockout, con una cantidad de público reducida, pero apañadora que lo dio todo de principio a fin ante un acotado setlist que incluyó canciones como: ‘Vientos’, ‘Caen las hojas’, ‘El mundo se termina’ y ‘Al despertar’, entre otras. Fue un show de alrededor de una hora y demostraron toda su energía en el escenario a pesar del sol que apuntaba a las cabezas en aquel momento de la tarde.

Tras una pausa pequeña, apareció en el escenario la agrupación argentina Las Ligas Menores, quienes sorprendieron con un pop rock que a ratos tenía tintes post punk y hasta un poco de garaje, liderados por Anabella Cartolano, este proyecto musical sorprendió a más de uno dentro del público, aludiendo muchos a que se llevaron una grata sorpresa acompañada de distorsiones de guitarra por parte de Pablo Kemper, potentes compases en la batería de Micaela García, el toque melódico por parte del teclado de Nina Carrara y, un destacado sonido del bajo, por parte de Angie Cases. La banda tocó alrededor de una hora y repasó su trayectoria de un poco más de una década con canciones pertenecientes a sus dos álbumes de estudio: ‘Homónimo’ (2014) y ‘Fuego Artificial’ (2018).

Luego volvimos a lo nacional con Fother Muckers, quienes entregaron un setlist donde se repasó rápidamente clásicos como ‘Fuerza y Fortuna’, ‘Lobo Mayor’, ‘Patio de comidas’ y ‘Los Ases Falsos’ (de donde nació la banda que ya todos conocemos), entre otras canciones que mantuvieron encendido el ambiente en un estadio con cada vez más gente en su interior.

Después llegó el pop al escenario de Rockout Fest con los argentinos de Miranda! Agrupación icónica en su estilo que se llevó todas las miradas debido a su puesta en escena y vestuario. Este último punto llamó bastante la atención ya que se cambiaron al menos cinco veces de chaqueta sin siquiera titubear mientras cantaban. Increíble entrega, interpretación y performance por parte de Ale Sergi y Juli Gattas, quienes además se acompañaban de su gran baterista Ludo Morell y el guitarrista y bajista Gabriel Lucena. Sin duda todo un espectáculo, que contó con hits como ‘743’, ‘Prisionero’, ‘Perfecta’, ‘Don’, ‘Enamorada’ y ‘Traición’, entre otros.

Luego de un poco más de media hora de pausa, era ya el turno de LP. Qué podemos decir de esta gran artista y compositora, se comió el escenario del recinto ubicado en la comuna de Independencia y la emoción de los presentes se sintió a flor de piel. Con un manejo vocal sublime, nos entregó un show completo, lleno de talento y simpatía que nos demostró que no solo era dueña de ‘Lost On You’, sino que había mucho más por escuchar de ella. Es así como también nos deleitó con canciones como ‘When We Touch’, ‘Goodbye’ y ‘Girls Go Wild’, esta última presentando problemas técnicos casi al final, donde se cortó la energía que entregaba el audio al recinto completo. Aun así, LP siguió cantando con el apoyo de su banda y del público, a quienes agradeció el apoyo en ese momento. A los pocos minutos se solucionó el inconveniente, pero las pantallas de los costados continuaron apagadas a lo largo del show a pesar de la solicitud de las personas que se encontraban en ubicaciones como pacífico o galería. A pesar de aquello, podemos decir que el show estuvo 10/10 y el público vivió una experiencia única.

Ya se acercaba el momento del plato principal y al Estadio continuaba llegando gente. Así fue que, a las 22:37, salió The Killers al Escenario ante miles de fans que cantaron todas sus canciones de principio a fin. La escenografía contaba con un símbolo infinito que cambiaba de color en cada canción y que detrás albergaba el teclado manejado por Brandon Flowers. La presentación dio inicio con ‘My Own Soul’s Warning’ y un público eufórico que llevaba toda la tarde esperando aquel momento, le siguieron el breve ‘Enterlude’ y una de las regalonas: ‘When You Were Young’, del álbum Sam’s town (2006), ahí los saltos ya eran obligatorios ante el rock estadounidense y el confeti también lo hizo saber. Sin duda uno de los puntos altos de la presentación.

‘Ustedes son los que aman el rock n’ roll, cierto?’, pregunta Brandon Flowers antes de pasar a ‘Jenny Was A Friend Of Mine’ y, posteriormente, ‘Smile Like You Mean It’ fue acompañada por el compás de las palmas. Así llegamos a ‘Shot At The Night’, single del 2013 perteneciente al compilado Direct hits y que fue recibido por el canto de los miles de fanáticos que continuaron disfrutando de canciones como ‘Running Towards A Place’, la maravillosa Human’ y, el clásico que los llevó a la fama mundial: ‘Somebody Told Me’, disfrutada entre saltos y gritos del público presente.

‘Ahora tocaremos un nuevo single’, dijo Flowers para dar paso a ‘Boy’, canción lanzada durante este mismo año. Siguieron canciones como ‘In The Car Outside’, ‘A Dustlande Fairytale’, ‘Here With Me’ y ‘Runaways’, las que fueron interpretadas por una banda que no paraba de sonreír al ver las diversas reacciones del público al sonar cada compás y esto se incrementó a la hora de tocar ‘Read My Mind’, otra de las favoritas del Sam’s Town.

Carismático como él solo, Brandon corría de un lado a otro en el escenario para interactuar con los fanáticos de cada lugar en el Santa Laura, así ya llegamos a la última parte de la primera tanda del show con ‘Dying Breed’, seguida de la intro de ‘Rut’ que continuó con ‘Caution’ y ahí es cuando Brandon cita a Neruda diciendo ‘Puedo escribir los versos más tristes esta noche… Pero esta noche el poema es Chile junto a The Killers’, concluye ante los gritos de un público que no dio tiempo al descanso, pues el show debía continuar y así fue, con una gran sorpresa para esta noche: nada menos que ‘All These Things That I’ve Done’, clásico del disco Hot Fuss (2004) que fue acompañada por el confeti y los aplausos de forma masiva mientras los presentes coreaban ‘I Got A Soul But I’m Not A Soldier’ al unísono.

Tras agradecer, The Killers deja el escenario mientras todos interpretaban el clásico cántico ‘oh, oh, oh, oh’ no dando tregua al show, tenían que volver a interpretar unas últimas canciones. Así es como a los minutos vuelven y se da paso al encore con ‘Spaceman’, ‘Just Another Girl’ y ‘Mr. Brightside’, tres potentes singles de sus respectivos discos y años que marcaron a cada uno de los que se encontraba disfrutando de la banda. Punto a destacar ‘Ronnie’ Vannucci Jr, baterista de la agrupación estadounidense que motivó al público a finalizar el show de manera dinámica e interactiva.

Sin duda hay algunos puntos a mejorar –como los problemas de sonido y la espera excesiva entre presentaciones-, pero si hay que evaluar esta vuelta de Rockout a los festivales del país, aprueban. Punto a destacar también fue la distribución de los lugares de comida, baños y de descanso. Quedamos ansiosos a la espera de una nueva versión para ver con qué nos sorprenden esta vez.

Texto: Barbara Sherman

Fotografías: Antonia Bisso / The Killers – Chris Phelps

Produce: Transistor