CALIFICACIÓN: 4/5

 

El caso de Marilyn Manson, es un caso particular y difícil dejarlo pasar. Desde su aparición en 1994, con su estilo ecléctico e influenciado por el shock de  Kiss Alice Cooper, su música, casi inclasificable logró tener notoriedad tanto en la música que estuvo en su auge, como en el mundo del Heavy Metal, cultivando un status de culto, gracias a sus seguidores, tanto como por sus detractores. Lo cierto es que desde el día 1, nunca dejó de tener una clara visión artística de lo que buscaba crear y cómo hacerla llegar.

El disco marca un nuevo momento en su carrera, ya que dejó de contar con la colaboración en producción y compositiva de Tyler Bates, (quien formó parte de la composición de ‘The Pale Emperor’ y »Heaven Upside Down’) y esta vez dicha labor es ocupada por el productor y compositor country Shooter Jennings. 

«Yo fui una serpiente, pero no me di cuenta que puedes caminar sobre el agua sin piernas, ahora soy una abeja, el rey abeja, y voy a destruir cada flor» sentencia Marilyn Manson en ‘Red, Black and Blue’ la canción que da inicio al disco ‘We Are Chaos’, con una atmosférica introducción que va creciendo hasta explotar en los estribillos, con guitarras con riffs machacantes, algo que hacía rato no se notaba en su repertorio. Con esta entrada, se puede notar al reverendo de regreso con una energía que jamás se perdió de su vieja esencia. Dándonos el gusto y paladar del Manson que todos queremos. Momento que no será el único, ya que lo repetirá en temas como ‘Infinite Darkness’ ‘Keep My Head Together’.

El siguiente track, es la canción que da título al disco, llamada ‘We Are Chaos’, que salió como primer single del disco. Una canción que despliega una cierta melancolía con una notable influencia en la vena de David Bowie. Y es sucedida por ‘Don’t Chase the Dead’ una canción la cuál posee un elemento interesante que a lo largo del disco será presente: una vena con reminiscencia a los 80, por la dirección melódica y rítmica en las composiciones, dándole una identidad única y para nada similar a discos previos como Born Villain (2011) Heaven Upside Down (2017). 

Este mismo factor tendrá tamaña presencia en canciones como ‘Solve Coagula’, ‘Perfume’ ‘Half-Way & One STep Forward’. Canciones con una fuerte esencia ochentosa y oscura impresa que recuerda a bandas como Clan of Xymox y The Sisters of Mercy en sus momentos de auge en dicha época. También se hace presente en determinados momentos el lado más romántico de Manson, un elemento que es frecuente desde  ‘Eat Me, Drink Me’ (2007) en temas como ‘Paint you With My Love’ y su cierre con ‘Broken Needle’.

Musicalmente, y comparándolo con el repertorio del mismo Manson, el disco mezcla algunos de los momentos mas pesados y melódicos de trabajos como el ya mencionado ‘Eat Me, Drink Me’ o ‘The High End of Low’ (2009) y hasta recuerda a ‘Mechanical Animals’ (1998) en algunos aspectos. Los elementos mencionados están puestos en su medida justa sin dar a lugar a canciones de relleno ni momentos pretenciosos, dándonos un disco parejo. Muy lejos está de ser el anticristo superestrella por el cuál se dió a conocer, pero es, al menos, el mejor Marilyn Manson que hoy podemos tener.

En pleno 2020, está claro que Marilyn Manson no es el mismo que escandalizó al mundo hace 20 años atrás pero lo que sí es cierto, es que amado u odiado, su importancia en la cultura popular sigue vigente y su visión musical ha evolucionado a lo largo de los años, hasta ser esta especie de Leonard Cohen del infierno en el que se ha convertido. Quizás con Manson nunca se sabe, y es parte de su encanto.

 

Sigue a Marilyn Manson en sus redes sociales:

Sitio Oficial | Facebook | Instagram | YouTube

Escucha ‘We Are Chaos’ en Spotify: