La revista Heavy de Australia realizó recientemente una entrevista con el guitarrista Trevor Peres de los veteranos de death metal de Florida OBITUARY A continuación te invitamos a revisar algunos extractos (transcritos por BLABBERMOUTH.NET).

Sobre la relevancia continua del álbum «Cause Of Death» (1990):

«Es una locura. Para nosotros el solo hecho de tocar en vivo y seguir creando álbumes durante tanto tiempo, es una locura en general. Como dijiste, que ese album aún tenga relevancia, es genial. Por eso el álbum todavía se está fortaleciendo y la gente aún lo disfruta, es bastante alucinante. Es divertido porque, siempre tocamos un par de canciones de ese álbum. Siempre hemos tocado canciones de ‘Cause Of Death’, pero tuvimos que volver a aprender todo el álbum de adelante hacia atrás para esta gira. Es un álbum bastante agresivo. Es como, ‘Maldición, olvidé lo divertido que es tocar este álbum. Creo que puedo entender por qué a la gente todavía le gusta eso.’ En realidad es un álbum asesino».

Sobre sus recuerdos de la grabación de «Cause Of Death»:

Para resumir muy rápido, básicamente, este álbum fue el primer álbum que bajamos a B. La guitarra entera sintonizada en un solo paso durante el proceso de escritura, todavía estaba sintonizada y escrita en E. Cuando estábamos grabando el álbum, todas las guitarras scratch eran afinaciones estándar E 442. Cuando regresaba para hacer las tomas finales de guitarra, Scott Burns (productor), me preguntó: ‘¿Alguna vez pensaste en bajar a B toda la guitarra? Yo estaba como, «No. Nunca lo pensé. Nunca se me pasó por la mente.». Él me dice: «¿Por qué no lo intentas? Podría ser aún más pesado». Yo dije: ‘Está bien’. Puse cuerdas nuevas y entoné mi guitarra en B y la toqué una vez sobre una canción. Tocarlo no se sintió diferente, sonó diferente hasta que lo grabamos. Desde entonces, nos hemos sintonizado con B. Scott Burns me dio la sugerencia de hacerlo durante la grabación principal de ‘Cause Of Death’. Fue bastante divertido».

Sobre los primeros días de OBITUARY cuando eran conocidos como XECUTIONER:

«Éramos niños en 1984. Tenía 14 o 15 años, apenas podía tocar la guitarra. Donald estaba aprendiendo a tocar la batería al mismo tiempo. Ni siquiera sabíamos hacia dónde íbamos. Sabíamos que éramos metal para empezar. Las influencias estaban por todas partes en ese momento porque musicalmente, al principio, éramos un poco más de thrash metal, supongo que se podría decir. Definitivamente más estilo de thrash, que todavía creo que tenemos esos elementos, incluso en nuestro primer par de álbumes, escuchas el thrash por todas partes. Es simplemente más pesado debido a las melodías y el estilo vocal. Definitivamente era más oscuro que tu thrash metal típico. Eso fue una gran influencia. Nos tomó un tiempo, realmente, creo. Era el ’84 cuando empezamos. Estuvimos buscando un par de años. La canción ‘I’m In Pain’ fue escrita en ese entonces. Recuerdo haber pensado ‘Hombre, esto es tan pesado como la mierda’. Tomamos todas las canciones antes de eso y las tiramos a la basura. Ahora podemos continuar desde aquí y volvernos más pesados».

Sobre el reciente «retiro» de SLAYER:

«Es bastante triste. Obviamente, hicimos la gira con ellos en noviembre pasado en Europa, parte de su gira de despedida. Y recuerdo haberlo visto todas las noches, mirándolos, diciendo ‘Bueno, si realmente han terminado, me sumergiré en cada momento que pueda de esta gira de SLAYER en el escenario’. Es una locura porque esa banda, incluso hoy, es tan relevante y tan pesada, tan agresiva y una de las bandas más influyentes del planeta, creo, para mí. Es triste verlos partir. Esperemos que algún día vuelvan. Lo dudo; no lo sé. [Risas] De hecho, el domingo por la noche, el sábado fue el último espectáculo, escribí a Gary Holt: ‘¿Eso es todo?’ y el me respondió: «Sí. Eso es todo … aparentemente». [Risas] No hay una banda tan grande que sea tan pesada como ellos. Eran la má grande de las bandas más pesadas. No hay nadie que sea tan agresivo, que sea tan grande como tocar en vivo y que aparezcan cinco, diez mil personas. Algunas personas se preguntan, ‘¿Quién va a tomar su lugar?’ No hay garantía de que alguien vaya a hacer eso. Eso es parte del mundo, cómo se alinean las estrellas y cómo gira la tierra y cómo la gente acepta las cosas. Estuvieron encima por mucho tiempo. Para que una banda sea tan agresiva y pesada y ser tan popular, eso es solo suerte u oportunidad. [Risas]»

Sobre si el retiro de SLAYER lo hace pensar en cuándo OBITUARY colgará el listón:

«¿Acerca de que nos retiremos? Nah. Me encanta tocar. No estoy cansado de todo. No hay ningún hueso dentro de mí que diga, ‘Oh, Dios, estoy listo para colgar esto…’ A veces estás como «Tenemos que tocar otro show mañana…» porque tienes diez, 15 shows en una gira y estás cansado ese día porque te quedaste despierto hasta las cuatro de la mañana bebiendo y festejando. Nunca ha habido ese ‘Ok, ¿cuándo vamos a terminar esto? No es un pensamiento en mi mente, al menos. Definitivamente no. Me encanta tocar. Tocaré hasta el día de mi muerte, si puedo, físicamente».