Son cerca de las 19:30 y ya estamos llegando a la puerta del local.
Metaleros afuera esperando a que se abra puerta, mucha gente conocida, todo recordando épocas mejores, épocas pre pandemia.
De forma puntual se abre la puerta y por fin podemos conocer «8 perros«.

El local realmente me dejó contento. Con un aforo de aproximadamente 100 personas en pandemia (imagino que más del doble sin el protocolo de mesas y sillas), un escenario acorde y pantalla gigante.

Primero que nada punto para la producción, todo fue inusualmente puntual, y se respetaron todos los protocolos que se exigían para un evento de estas características.

Sobre las 20:30 y a sala llena se subió Tanok, banda que estaba haciendo su debut en vivo y de la cual aún no se sabía mucho.
Melodic Death Metal, con vocalista femenina. Cumplieron y de sobra.
Con una potencia que por momentos dejaban de lado lo de «Melódico» para centrarse más en el «Death».

Un show de aproximadamente 20/30 minutos, para abrir la noche. Corto, pero más que suficiente para comprender la propuesta de la banda

Poco tiempo después ya fue el turno de Parasital Existence, a quienes estamos acostumbrados a verlos, tanto antes del Covid como durante ya que son una de las bandas más activas de la escena actualmente.
Con un show de la calidad que nos tienen acostumbrados, supieron sorprender con la participación de un invitado muy especial: Nasty, vocalista de la legendaria banda Morbid Blood, pioneros del Death Metal en nuestro país.

Luego de aproximadamente 35 minutos, la banda dio paso al cierre de cartel, protagonizado por Ennegativo.
Con un estilo Groove y Sludge, pero con un sonido muy propio, empezaron el show con una fuerza tremenda con su primera canción “Guerra”, para cortarlo tan solo 15 minutos  después, para sorpresa de todos.
Consultada a la producción por este repentino corte, se nos comunicó que el mismo respondía a necesidades del local y escapaba de sus manos.
Por suerte, para poder amenizar la espera, la cual ya se estaba haciendo demasiado larga (aproximadamente de la misma duración de lo que había sido el show de la banda hasta el momento) se sube de invitada Lucia, baterista de la banda de Black Metal Cryptogram para interpretar un solo de batería, tras el cual volvería a hacerse presente la banda.

Notoriamente ofuscados por la situación, Ennegativo comienzan a interpretar  “Extinción”, eso sí, con la fuerza y el profesionalismo de siempre.
Ya pasado el mal trago, la banda vuelve a encarrilar su propuesta escénica para terminar lo cual, en total, fue un show de aproximadamente 40 minutos, el cual cerrarían con el riff de «Walk» de Pantera.

En síntesis, una espectacular noche con distintas pero muy buenas propuestas y que realmente estaba haciendo falta. Esperemos que haya muchas más.