El productor Flemming Rasmussen cuenta como fue el proceso de grabación del disco Ride The Lightning.

Como muchos saben, Metallica comenzó a trabajar en las canciones de su segundo álbum  en septiembre de 1983. Sus sesiones de práctica eran privadas. Estaban abriendo nuevos caminos y no querían que nadie escuchara lo que estaban haciendo antes de que estuviera listo.

Encerrados en el garaje, los miembros de la banda estaban concentrados y determinados, a veces pasando horas discutiendo sobre la ubicación adecuada para un cambio de ritmo o el tono de una sección media. Ensayaban desde el mediodía hasta la noche, día tras día, con pocas pausas. ‘Estábamos decididos’, dice Ulrich. ‘No puedo decir que estuviéramos cómodos. El garaje no tenía calefacción y estaba abarrotado. Allí no había ningún lujo. ¿Hace un mejor arte cuando te sientes así de incómodo? Quizás sí, quizás no. Pero cuando se trataba de las canciones, sentimos que estábamos en una buena racha’.

Cliff Burton fue la clave del desarrollo artístico de Metallica. Para Burton, esta fue una oportunidad para demostrar su habilidad como músico y compositor. Fanático de Frank ZappaLynyrd Skynyrd y la música clásica, no solo trajo un nuevo nivel de musicalidad a las canciones que estaban tocando, sino que demolió los límites que Metallica podría haber construido alrededor de sí mismos.

Cliff fue quien realmente les enseñó sobre la melodía’, dice el guitarrista de Anthrax, Scott Ian, quien conoció a Metallica desde sus primeros días. Cliff era el maestro. Realmente tenía éxito y estaba pensando más allá del thrash y el metal en general. Siempre llevaba una camiseta REM y un broche de Lynyrd Skynyrd en su chaqueta de jean, y eso da una idea de dónde estaba su cabeza’.

Cliff nos afectó a todos de muchas maneras con su mentalidad abierta, y fue responsable de muchos de los cambios de Kill ‘Em All a Ride The Lightning’, dice Ulrich. ‘Nunca nos hubiéramos convertido en la banda que éramos sin él’.

Luego de la grabación de Kill ‘Em All, Ulrich había sugerido a Rasmussen porque le gustaba el trabajo del productor en el álbum de 1981 de Rainbow, Difficult To Cure. Estar de regreso en su antigua ciudad natal no fue un inconveniente para el baterista, pero también hubo otros beneficios. Sweet Silence era más barato que los estudios de Estados Unidos y había habitaciones donde la banda podía quedarse mientras trabajaban en el disco.

El primer desafío para Rasmussen fue encontrar amplificadores que proporcionarán la distorsión apropiada que Hetfield y Hammett tenían con sus viejos Marshalls.

‘Conseguimos a toda la gente que conocíamos que tocaba música metal y tenía buenos amplificadores Marshall‘, dijo más tarde el productor. ‘Conseguimos que vinieran al estudio con sus amplificadores y cabezales y simplemente los probamos hasta que encontramos uno que pensamos que sonaba bien’.

Con el problema del amplificador resuelto, Rasmussen descubrió un problema mucho más molesto. Ulrich tocó rellenos impresionantes, pero cuando se trataba de mantener el ritmo, tocaba con su propio ritmo interno, acelerando y desacelerando impulsivamente a medida que avanzaban las canciones. ‘Pensé que era absolutamente inútil’, recuerda Rasmussen. ‘Lo primero que le pregunté cuando empezó a tocar fue: ‘¿Todo empieza con buen ritmo?’ Y él dijo: ‘¿Qué es un buen ritmo?’.

Con la ayuda del roadie (plomo) Flemming Larsen, que tocaba en la banda danesa de thrash Artillery, Rasmussen le dio a Ulrich un curso intensivo de percusión básica. ‘Empezamos a contarle sobre beats. Que tienen que pasar el mismo tiempo entre ese golpe, ese golpe y ese golpe, y tienes que ser capaz de contar hasta cuatro antes de volver a entrar. Entonces podría tocar un relleno realmente bueno que nadie más había pensado en hacer en ese momento’.

La mayoría de las ocho canciones que compondrían el álbum habían sido escritas y estaban listas para grabar. El único que no estaba completamente arreglado fue la épica For Whom The Bell Tolls’. Después de un poco de improvisación, Burton insertó una línea de bajo con flanged entre los acordes potentes (power chords), dando cuerpo a la canción, y la banda grabó el sonido de la campana usando un yunque y una barra de metal. ‘Lo pusimos en el piso de atrás cuando lo grabamos’, dice Rasmussen. ‘Eso fue ridículo, pesaba una tonelada. Pero Lars lo acertó y sonó realmente bien. Eso fue antes de la existencia de los samplers, así que teníamos que hacer nuestros propios sonidos‘.

Con una eficacia impresionante, el álbum se terminó en menos de un mes. El 14 de marzo, cuando Metallica se sentó a escuchar el disco terminado, sabían que estaban sentados ante algo especial.