Ozzy Osbourne ha salido al paso de los rumores sobre su estado de salud y ha confirmado que padece la enfermedad de Parkinson, que le fue diagnosticada en febrero de 2019. El cantante lo ha revelado en el programa Good Morning America, al que ha acudido junto a su mujer y mánager, Sharon Osbourne. Robin Roberts les ha entrevistado y el músico ha revelado se encuentra en la fase 2 de la enfermedad.

Si bien se sabía que Ozzy sufría temblores y le habían sido detectados síntomas del Parkinson a principios de la década del 2000, el cantante no se enteró de su diagnóstico hasta 2019.

A continuación puedes leer algunos extractos de sus declaraciones:

“No soy bueno teniendo secretos, ya no puedo seguir con eso.Ahora me siento mejor al reconocer que tengo un caso de Parkinson”.

“Me operaron en el cuello lo que me fastidió todos los nervios [por la caída que sufrió en 2019]. Se me adormeció este brazo por la cirugía, mis piernas están frías. No sé si eso es por el Parkinson o qué, ya sabes, pero ese es el problema”.

Sharon añade:

“Es Parkinson 2. Hay muchos tipos diferentes de Parkinson. No es una sentencia de muerte en cualquier caso que se pueda imaginar, pero afecta a ciertos nervios del cuerpo. Y es como si tuvieras un buen día, otro buen día y luego un día muy malo”.

“Hemos alcanzado una especie límite aquí, en Estados Unidos, donde no podemos ir más lejos porque tenemos todas las respuestas que podemos obtener aquí. Así que, en abril, vamos a ver a un profesor en Suiza”.

Su hija Kelly también intervino más adelante en el programa:

“Lo más duro es ver a un ser amado sufrir. Se ha convertido en una especie de inversión de roles para nosotros, donde tenemos que salir de ahí, tenemos que admitir lo que está pasando”.