Mientras los promotores de todo el mundo luchan con el cierre de los conciertos debido a la pandemia, los profesores del Centro Médico de la Universidad  alemana de Halle (Saale)  planean estudiar cómo se propaga el coronavirus en el interior al organizar un espectáculo con el cantante y compositor Tim Bendzko y 4.200 fanáticos reales voluntarios.

El proyecto de investigación RESTART-19 del Centro Médico Universitario Halle (Saale) tiene como objetivo simular el riesgo de un brote con COVID-19 a través de un gran evento en interiores e investigar las condiciones bajo las cuales dichos eventos pueden llevarse a cabo nuevamente después del 30 de septiembre de 2020 a pesar de la pandemia sin poner en peligro a los asistentes. Además, se debe examinar qué procesos de optimización y cambios técnicos pueden ser necesarios en los salones de eventos para minimizar el riesgo.

Los profesores esperan que su estudio controlado, llamado RESTART-19, arroje respuestas valiosas sobre cómo reiniciar de manera segura la música en vivo y los eventos deportivos en lugares cerrados. Usarán máquinas de niebla, dispositivos de localización de contactos y desinfectante fluorescente para las manos para simular la propagación de un virus como COVID-19 en tiempo real en un show en vivo que se llevará a cabo el 22 de agosto en el Quarterback Immobilien Arena en la ciudad de Leipzig, Alemania.

A cada voluntario se le dará una máscara N95 filtrada. Cada voluntario también recibirá un kit de prueba, para evaluar COVID-19 48 horas antes del evento. Con un costo de inversión de casi un millón de euros el estudio estará dividido en tres partes. La primera instancia es probar una multitud que tendría una participación simulando un concierto anterior a COVID-19 con los asistentes entrando por dos entradas. En el escenario 2, 4000 visitantes también son admitidos en el QUARTERBACK Immobilien ARENA, pero de acuerdo con un concepto de higiene optimizado y distancias significativamente mayores entre los participantes. El estudio final requerirá que cada asistente esté a 1.5 metros de distancia el uno del otro y solo tendrá 2,000 personas de una capacidad de 12,000. También se simulará la llegada y salida en tranvía.

«Estamos tratando de descubrir si podría haber un punto medio entre la vieja y la nueva normalidad que permitiría a los organizadores acomodar a suficientes personas en una sala de conciertos para no perder nada», dice Stefan Moritz, director de enfermedades clínicas infecciosas en el hospital universitario en Halle y coordinador del experimento.

Tanto el Ministerio de Asuntos Sociales y Cohesión Social del Estado de Sajonia como la oficina reguladora de la ciudad de Leipzig acordaron llevar a cabo el estudio bajo el concepto de seguridad e higiene presentados.

Más información: Restart-19