Avernal presenta su nuevo trabajo, bajo el contexto del mundo pandémico.

Los argentinos de Avernal, llevan más de 20 años en la escena de su país, demostrando sobre todas las cosas una gran adaptabilidad a los nuevos sonidos y una evolución lírica notable dentro del género.

Con un claro sonido orientado hacia el death meta y un gusto adquirido con el tiempo al stoner rock, Este quinteto presenta un death and roll muy particular, pero a la vez muy rioplatense. Esto sumándole a sus temáticas de terror cósmico, crean un conjunto de particularidades que han hecho resaltar a la banda del resto todos estos años.

Al repasar su discografía, encontramos trabajos destacados como “Miss Mesias” o el alabado “La Quimera de la Perfección”, donde la banda muestra un cambio de sonido que generara una estética muy propia que la diferencia del resto de bandas de la escena argentina.

“TZOMPANTLI” es su nuevo trabajo que salió a finales de agosto, representa un altar donde las civilizaciones precolombinas exhibían frente al público, las cabezas cercenadas de los sacrificios para honrar a sus dioses. Con esta consigna el disco comienza con “hilera de cráneos”, una canción frenética que no da respiro, planteando una lírica que expresa lo anteriormente explicado sobre una hilera de cráneos.

  

 “Kraken” continua con la línea de frenesí y machaque, que será una constante durante todo el álbum, agregando elementos más grooveros, sin salirse de su estética de death metal. La siguiente canción nos muestra un elemento que ya es clásico dentro de los discos de Avernal, utilizando una voz en off para realizar la introducción a “Arquitectura Pestilente”.

Llegando a la mitad del disco, “El Ungido” muestra a Avernal en su mejor forma, con una canción pesada, pero con un ritmo bien marcado sin llegar a esos tiempos del stoner rock pero con una clara influencia. Esto se mezcla con algunos riffs desquiciados que aparecen a lo largo de la canción.

Llegando al final destacamos “La Densidad “, el único corte difusión que tuvo el disco, oscuro y denso como su nombre lo deja ver, esta canción muestra una aproximación al doom metal con toque de pasajes más melódicos, sin ser precisamente melódicos.

El disco cierra con un despliegue no solamente de fuerza bruta, sino que la banda utiliza su penúltima canción “Frío Despertar Apocalíptico” para agrega una introducción atmosférica de 3 minutos, que da pie al final con “Carne Para la Bestia”.

Poco más de 30 minutos componen el nuevo trabajo de este quinteto, donde no solo muestran la impronta que ya llevan trabajo durante más de 20 años. También agregan nuevos elementos y sonidos que acompañan su nueva formación. En resumidas cuentas, “TZOMPANTLI” muestra la mejor cara de Avernal, pesada, desgarradora, y agresiva pero que no deja huecos en su profundidad, explorando temáticas oscuras que muchas veces son superiores a los problemas terrenales.

Luego de tantos años y discos editados, la banda ha generado una suerte de ritualidad dentro de su música, y este trabajo no es la excepción. Diferente a todo lo que han presentado pero con un tono reconocible dentro de la movida argentina. Avernal clava un disco preciso, profundo, corto y contundente durante la pandemia.


 

“Tzompantli” tracklist:

1.Hilera de cráneos
2.Kraken
3.Arquitectura pestilente
4.El ungido
5.La densidad
6.Los desesperados
7.Frío despertar apocalíptico
8.Carne para la bestia


 

links: 

Facebook: Avernal

Instagram: Avernal 

Spotify: Avernal 

Bandcamp: Avernal 

Ya puedes escuchar “TZOMPANTLI” aquí.